Sánchez ofrece negociar el poder judicial y choca con el muro del PP



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Al parecer hay mucho movimiento, pero las posiciones son amargas. Pedro Sánchez ofreció este viernes al PP una salida a la crisis abierta por la intención del PSOE y Podemos de cambiar la ley para desbloquear la renovación del poder judicial: si Pablo Casado accede a negociar «las condiciones de julio» – un elenco de 10 miembros para cada bloque y para el presidente progresista, la reforma está aparcada. Si no es así, adelante. Pero el PP está arraigado: no negociará si Podemos no se queda fuera -lo cual es políticamente impracticable- y el lunes llevará su contrarreforma al Congreso.

Sánchez no parece muy preocupado por la advertencia de la Comisión Europea, que el jueves cuestionó su proyecto de reforma de la ley del Poder Judicial. El presidente confirmó en Bruselas lo que habían indicado fuentes gubernamentales el día anterior, que el proyecto continúa a menos que el PP acceda a negociar y acuerde renovar el Consejo, lo que podría hacerse de forma inmediata, según el consejero delegado. «Si el PP usa la ley para bloquear la Constitución, el poder legislativo tiene la responsabilidad de cambiar la ley para que se respete la Constitución», explicó Sánchez tras asistir a una cumbre europea.

Por su parte, el viernes el PP dejó muy claras sus condiciones para volver a las negociaciones, que son conocidas. En primer lugar, retira su propuesta de reforma del sistema electoral, que considera «inconstitucional». En segundo lugar, que acepta la reforma que los populares inscribirán en el Congreso el lunes, para que sean los jueces quienes elijan a los miembros de su órgano de gobierno, algo que se ha debatido en muchas ocasiones, pero que el PP nunca promovió cuando tenía la mayoría. Absoluto y elegido al actual Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con la regla habitual: es decir, con decisiones políticas y aval parlamentario. Y la última condición, la que lo hace totalmente inalcanzable en un gobierno de coalición, es que el PSOE negocie con el PP, pero excluya a Podemos del juicio porque el pueblo popular entiende que es un partido que rechaza el pacto constitucional.

El PP acogió con satisfacción el rechazo de la Comisión Europea al plan de reforma del PSOE y Podemos, que les permitió cambiar la historia y su condición de «bloqueadores» de la renovación. El nuevo argumento popular describe la reacción de Bruselas como «un shock» y como una «cortina de humo» la oferta de Sánchez de retirar su iniciativa legislativa si vuelven a sentarse a la mesa. El principal partido de oposición sugiere que la reforma del PSOE y Podemos compromete los fondos europeos para hacer frente a los estragos de la epidemia de coronavirus y critica la iniciativa legislativa comparándola con Polonia, a pesar de que los parlamentarios españoles del PP han votó en enero pasado contra la mayoría del Parlamento Europeo (incluido su partido matriz) cuando se discutió una resolución que pedía una vigilancia mucho más estricta de Bruselas para garantizar la independencia del poder judicial polaco.

Con el apoyo de la crítica europea y de tres de las cuatro principales asociaciones de jueces españoles, el PP se mantiene firme en su condición. Sobre todo el que exige «que Podemos pintar en la renovación del Poder Judicial así como en la fusión entre La Caixa y Bankia, eso no es nada» [los miembros de Podemos en el Gobierno no fueron informados previamente de la operación]».

La continuidad del proyecto expone al gobierno a un enfrentamiento frontal con el departamento de justicia de la Comisión Europea, que aboga por reducir la injerencia política en los nombramientos judiciales y asegura que el Consejo «no sea percibido como vulnerable a la politización». Sin embargo, el Gobierno está absolutamente convencido de que la Comisión reducirá sus críticas cuando sea capaz de explicar el objetivo de la reforma y sobre todo su origen, que es el bloque durante casi dos años de la renovación del órgano de gobierno del poder judicial. . El ejecutivo insiste, y por tanto será trasladado a Bruselas, que la independencia judicial en España no está en entredicho porque los jueces son totalmente independientes en sus decisiones y lo que se aclara es la forma de elección del órgano de gobierno, que no es tiene poder sobre su labor judicial.

Bruselas ya ha intervenido en otras ocasiones para frenar reformas judiciales supuestamente contrarias al Derecho comunitario. La Comisión incluso solicitó (y obtuvo) medidas cautelares del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas para evitar una reforma en Polonia que consideró perjudicial para la independencia del poder judicial.

El presidente, sin embargo, sigue adelante, culpa al bloque popular y afirma que tiene en su poder resolver la situación volviendo a la negociación que prácticamente se cerró en agosto, cuando Casado se había retirado a última hora. «Quien tiene como rehén al Poder Judicial es el partido que no facilita su renovación», condenó, en referencia al PP. El presidente del Gobierno ha recordado que PSOE y Unidos sólo pueden tener 155 escaños, frente a 21 de la mayoría absoluta, y tendrán que buscar apoyos, por lo que no se trata de dos partidos, aunque la principal formación opositora se quedaría fuera, el PP. .

“Debemos recordar que el CGPJ emana de la mayoría parlamentaria de 2011 y estamos en 2020”, dijo Sánchez. «Las mayorías parlamentarias han cambiado y esto debe verse en los órganos de gobierno como lo exige la Constitución». El presidente se quejó de la maniobra de los de Casado en Bruselas para intentar frenar la reforma.

«El PP lo utilizó todo para derrocar al gobierno español durante la pandemia, llegando incluso a las instituciones comunitarias», se quejó Sánchez. “Esto no es nuevo, es parte de una estrategia implementada por el PP desde que ha estado en la oposición. Me parece un error porque no es una oposición al gobierno, sino a los intereses del país ”. Fuentes de la Comisión Europea se han negado a comentar las declaraciones de Sánchez, pero desde el departamento de Didier Reynders, comisario europeo de Justicia, advierten: «Seguiremos de cerca la evolución del tema».

Dos asociaciones de jueces fundaron el ministerio

Las dos asociaciones de jueces más representativas (el Colegio Profesional Conservador del Poder Judicial y el moderado Francisco de Vitoria) han anunciado que no participarán en ninguna reunión con el Ministerio de Justicia hasta que el Gobierno retire la propuesta de reforma de la Ley Orgánica del Poder. judicial, informar Reyes Rincón. “No podemos hablar de planes de choque o proyectos de reforma con quienes justifican, impulsan y apoyan un proyecto de reforma (…) que ataca categóricamente la independencia judicial y nos sitúa fuera de los valores y estándares europeos de separación de poderes . Dijeron en un comunicado conjunto. El ministerio convocó a las cuatro asociaciones los días 19, 20 y 27 de octubre.