Sánchez promete a Bruselas que la reforma laboral no se hará sin CEOE



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Bruselas aprieta a España y los mensajes contradictorios sobre la reforma laboral no ayudan al gobierno a seguir recibiendo el ‘golpe europeo’. La ofensiva de Yolanda Díaz para derogar los cambios introducidos en 2012 incomodan a las autoridades comunitarias, defensores de una norma que consideran fundamental y cuya modificación sólo aceptarían si se llevara a cabo con el diálogo y consentimiento entre empresarios y sindicatos. Y este es el mensaje que el Primer Ministro se vio obligado a enviar ayer, en un acto organizado por el Ministerio de Economía al que se convocó a altos funcionarios y expertos económicos del panorama internacional, así como a representantes de la Comisión Europea. La reforma laboral se llevará a cabo “como se hace en Europa, con diálogo

vocación social y consensuada ”, dijo el consejero delegado, claramente alineado con su vicepresidente económico.

Frente al Premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz, el Secretario General de la OCDE, Mathias Cormann, o la Economista Jefe del Banco Mundial, Carmen Reinhar, así como el Comisionado de Economía de la CE, Paolo Gentiloni, y el mismo Primer Vicepresidente, Sánchez descrito como «contrarreforma» a la legislación laboral y de pensiones aprobada por el PP en 2012 y 2013. Y ha asegurado que «todo el Gobierno está comprometido con afrontar la modernización del mercado laboral». Precisó tres objetivos: «Eliminar la precariedad, relanzar la competitividad y restablecer el equilibrio en las negociaciones entre empresa y trabajadores».

Las palabras del presidente llegan en un momento no solo de alta tensión dentro de la coalición, sino también de vigilancia en Bruselas al más alto nivel desde que se liberaron los fondos europeos. La proximidad del fin del mandato para negociar los alcances de la reforma laboral ha dejado al descubierto la vergüenza de una guerra fría interna, que se ha intensificado desde que el Ejecutivo envió el plan de reforma a Bruselas, y que ahora es ascenso de rango: el comparación tradicional entre Calviño y Díaz Ya involucra al presidente y altos miembros de la Comisión Europea. Bruselas presencia con sorpresa el doble discurso dentro del gobierno dividido y por eso ayer quiso escuchar todas las versiones con reuniones separadas. El comisario europeo de Economía se reunió con Sánchez, Nadia Calviño, Yolanda Díaz y José Luis Escrivá, a quienes pidió un informe sobre el estado de la reforma previsional.

Extintores

Sánchez debe respetar a Bruselas, ya que domestica el fuego dentro de la coalición. Esta lucha tiene dos vertientes: política y económica, y ambos están conectados entre sí por una gran red de vasos comunicantes. En el primero, el objetivo es liderar el discurso sobre la derogación de la reforma laboral, tema clave para Unidos Podemos y Yolanda Díaz, que exprimieron al máximo este mensaje, provocando gestos de desaprobación también comentados por Calviño en el Congreso. Ayer Díaz subió el tono de su discurso y pidió al PSOE que «aclare» qué quiere hacer con la reforma laboral del PP. «Se han hecho diferentes declaraciones», enfatizó.

También fundamental para el PSOE. la historia de la legislación laboral y de hecho el partido ha luchado en los últimos días por no perder terreno con declaraciones como las de su vicesecretaria general, Adriana Lastra, según las cuales el Gobierno derogará la reforma laboral «y el PSOE lo hará». Un puesto que también había tomado Sánchez, pero que tuvo que clasificar rápidamente por el revuelo que se generó en Bruselas.

De ahí su alineación ayer con Calviño, que mantiene una posición mucho más contenida, y al gusto de Europa, respecto a la norma de trabajo del PP: nunca habla de abrogación sino de logro. «Un paquete equilibrado» de medidas. De ahí también el intento de Sánchez de pasar la reforma laboral por la economía, algo que Díaz rechaza descaradamente. El gallego quiere tomar las riendas de los cambios y ya ha dicho que lo hará con el acuerdo de la CEOE o sin él. Sánchez, por su parte, aseguró ayer a los empresarios un puesto clave en las negociaciones. La preocupación en Bruselas por esta reforma se ha trasladado directamente al mundo empresarial en varias ocasiones. Este es precisamente el truco que está jugando ahora Calviño, que en los últimos días ha intensificado los contactos con los emprendedores. Al mismo tiempo, Yolanda Díaz fue ovacionada con gritos de «¡Presidente, presidente!» en el congreso de la CC.OO. celebrada este fin de semana, cuando los sindicatos aprovecharon para recordar que si no se hubiera derogado la reforma laboral se habrían producido movilizaciones.

No habrá vuelta atrás

Cabe recordar que inmediatamente después de desbloquear el acceso a los fondos de recuperación en nuestro país, la Comisión dejó por escrito y sin duda su negativa a que se revierta la reforma laboral de los años 2012 y 2013, que es la «reforma laboral del PP«. «El último informe sobre España recordó la necesidad de preservar los elementos de las reformas del mercado laboral introducidas en 2012-2013 que jugaron un papel importante y reconocido en la promoción de la recuperación generadora de empleo iniciada en 2014», añadió. nota a pie de página del documento elaborado por los servicios de la Comisión.

Y es que su relación con el gobierno no es tan idílica como debería parecer, teniendo en cuenta que la Comisión aún no ha logrado definir y cerrar el cronograma de implementación de las reformas que Sánchez ha prometido hacer antes de recibir fondos para la recuperación. A medida que avanza Alicantur Noticias, en este punto Europa no sabe lo que pretende hacer el Ejecutivo sobre temas como la reforma laboral, ni en qué fechas, ni cómo, e insiste en que se haga público este documento con cronograma e hitos específicos. Y hasta que el gobierno aclare la hoja de ruta, retendrá los 10 mil millones que se espera que libere en diciembre.

.