Sánchez se enteró de los minutos iniciales de Iglesias antes de lanzar su video



El periódico digital de Alicantur Noticias

Muchas preguntas se ciernen sobre la marcha del vicepresidente de gobierno, Pablo Iglesias, del gobierno para presentar su candidatura a la Comunidad de Madrid: qué hay detrás, si es una ruptura encubierta en la coalición, quién se beneficia. Algunos detalles a los que Libertad Digital ha tenido acceso para permitirnos tener pistas al respecto. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se enteró el mismo lunes por la mañana, minutos antes de que su segundo vicepresidente lo anunciara en un vídeo interno a los militantes de Podemos.

La comunicación tuvo lugar en un Llamada telefónica de Pablo Iglesias a Pedro Sánchez para informarle de su decisión y transmita su intención de una mini crisis gubernamental en la parte púrpura de la coalición. El anuncio tomó el Palacio de La Moncloa con un pie cambiado, donde la mayoría de los ayudantes del presidente se enteraron del «bombardeo» en la prensa, demorando mucho en reaccionar.

De alguna manera Iglesias le da a Sánchez el golpe de esperar un mes a la reunión de coordinación que nunca llegó. Se esperaba tras los culés del 14F y un mes después no se produjo. Tras una guerra fría de tres semanas, los aseos de Sánchez e Iglesias la habían abierto el miércoles de la semana pasada, pero los precipitados acontecimientos en Murcia y Madrid el miércoles pasado obstruyeron la reunión.

Pese a todo, el presidente Sánchez se mostró conciliador cuando se le preguntó por la noticia en una rueda de prensa en Francia y deseó buena suerte a su vicepresidente segundo, que seguirá presente en el Consejo de Ministros el martes. También anunció que confirmará los cambios en su gobierno – Yolanda Díaz, vicepresidenta e Ione Belarra, ministra de Asuntos Sociales – en los «próximos días».

Un golpe de Estado con el que el vicepresidente Iglesias se sube al vagón del factor sorpresa para superar al PSOE de izquierda, subrayando su fracaso estratégico la semana pasada con la moción de censura en Murcia y el inesperado avance electoral en Madrid.

En Moncloa menosprecian no estar informados y se felicitan por ahuyentar al impulsor de las tensiones en la coalición, que ha dinamizado permanentemente las relaciones en el Ejecutivo. También creen que el tono y la actitud proactiva de Yolanda Díaz sin duda facilitará el entendimiento. También se felicitan en Moncloa porque la decisión de Iglesias «hipermoviliza a la izquierda». Dicen tener datos distintos a los de las encuestas publicadas, que «hay partido» y espacio para un pacto de izquierda, aunque la irrupción del líder de Podemos es «arriesgada y compleja» porque sacrifican «lo mejor que tienen».

.