Secuestros, bombas caseras y lejía en la cara: así responde Perú Libre a sus críticas



La actualidad en Alicantur Noticias

los llegada del comunismo al gobierno del Perú No solo disparó las alarmas de la justicia a la luz de la larga historia criminal –enlaces terroristas incluyendo – la mayoría de sus ministros. La oposición y la prensa libre se suman estos días a las advertencias sobre el derivación criminal y mafiosa de Peru Libre (PL), recordando episodios controvertidos que retratan la forma de proceder de los comunistas.

los vicepresidente del Congreso contó los comentarios que tuvo que sufrir el primer ministro el martes Guido Bellido cuando pidió ocupar el mismo cargo que tenía su padre. «¿Estás preocupado por esto? Ve a casarte«, soltó ella. Cuando respondió que era soltera, casada, divorciada y viuda, Bellido le dijo: «Así que ahora solo necesitas ser violada«.

Agresiones a desertores

Su testimonio se suma al de muchas otras mujeres que incluso han sido agredidas por el entorno de Vladimir Cerron, el fundador de Peru Libre. “Vinieron a trastocar mi dignidad como mujer y como madre de familia. Sufrí amenazas, intimidación, hostigamiento en redes sociales e incluso asalto en plena calle«, se refiere a Libertad Digital Larrisa Rojas, concejala de la provincia de Huancayo.

PL fichó a Rojas como independiente para aprovechar su visibilidad como presidenta de la Red Nacional de Autoridades de la Mujer de Perú, pero luego de ganar las elecciones municipales comenzaron los desacuerdos. «Según ellos, tenías que obedecer lo que te decían. Incluso si estaba en contra, tenía que levantar la mano, punto. Y como soy una mujer rebelde, di a conocer mis puntos de vista, no estuve de acuerdo con algunos y no voté por lo que ordenaron. Ahí es donde comenzó su juicio.

Finalmente, decidió dejar la fiesta, pero su control seguía sintiéndose. Las llamadas telefónicas no paraban: «¿Seguirás follando?«Entonces, hasta que un día una pareja se bajó de un auto y la siguió. Después de acusarla de traidora, levantaron la mano para agredirla. Ella se defendió lo mejor que pudo y se escapó».Conseguí el tiro en mi mano, pero definitivamente querían ir directo a la cara«, el Advierte.

«Me arrojó lejía en la cara»

La peor suerte corre Lili Rojas, concejala de Chupaca, otro de los municipios que forman parte del departamento de Junín, donde Cerrón fue gobernador regional. A principios de este año, un automóvil intentó atropellarlo. Al no hacerlo, uno de los pasajeros se bajó y, tras reprocharle la intención de despedir al alcalde, la roció con lejía, quemando el 90% de su ojo derecho: «Me dijo … ‘¿Quieres una llamada? Bueno, atiende una llamada’ e inmediatamente me echó lejía en la cara».

Los ataques a los oponentes, sin embargo, no son ni los únicos ni los más graves. Periodistas que en los últimos años se han atrevido a investigar la corrupción de Perú Libre han sido objeto de ataques de todo tipo, especialmente los que han escrito en las páginas de la diario correo en la época en que Cerrón era gobernador regional de Junín.

Secuestro e intento de asesinato

Sus seguidores acudían en masa a las puertas del periódico casi todos los días: qQuemaron neumáticos, periódicos y tiraron piedras a las ventanas, como se puede ver en los videos de la época, en los que el Hermano pequeño de cerron observando – dicen algunos directores – los altercados. Cuando los reporteros salieron a cubrir un acto, los amenazaron en las calles, hasta que un día fueron más lejos.

En septiembre de 2013, Santos Porras fue víctima de un secuestro y un intento de asesinato. Como se informó al Defensor del Pueblo y al Instituto de Prensa y Sociedad, dos sujetos se le acercaron en medio del camino, lo metieron en un auto y lo amenazaron de muerte. A mitad del viaje, el reportero logró saltar del vehículo en movimiento, pero sus verdugos lograron alcanzarlo y lo arrojaron al río Mantaro. A pesar de la corriente muy fuerte, Porras logró sobrevivir, pero hoy vive alejado de la prensa. Meses después, su pareja Edvan Ríos También pagaría los meses de investigaciones contra el gobierno de Cerrón.

Bomba en la casa de un reportero

«Zapato de salón artesanal contra la casa de un periodista que se ocupaba de casos de corrupción relacionados con la gestión de un gobernador regional«, lea el aviso que en diciembre de 2013 difundió conjuntamente la organización internacional Reporteros sin fronteras, los Asociación Interamericana de Prensa (SIP) y el Instituto de Imprenta y Sociedad (IPYS). Fue apenas unos días antes de Navidad, cuando una noche, a las 2 de la madrugada, una bomba casera de pólvora negra golpeó la casa de Ríos. Puertas y ventanas fueron destruidas.

Además de publicar todo lo que había descubierto en correo, el reportero había decidido dar un paso más y denunciar uno de los casos al fiscal. Cuando salió del periódico, ocurrió el ataque. «Esperaron hasta que no tuve copias de seguridad, ni medios, nada», dijo una fuente cercana a Comercio, el periódico más antiguo del Perú. Después de preguntarle si Ríos sabía de quién venía, solo hubo una respuesta: «obvio, No tenia otro enemigo«.

El precio de ser periodista en Perú

Hoy ni él ni Santos Porras quieren hablar de lo sucedido y no son los únicos que prefieren olvidar su época como periodistas de investigación en un país donde la libertad se evidencia desde su ausencia donde gobiernan los comunistas de Perú Libre.

Carol villavicencio Dirigió una revista regional que también fue muy crítica con el gobierno de Cerrón. Hoy no quiere saber nada de ese mundo. «Me retiré porque las denuncias que hice siempre han dado lugar a persecuciones judiciales, amenazas de muerte … Llega un momento en que los periodistas provinciales se sienten desamparados y tienen que abandonar ese trabajo ”, explicó la propia Villavicencio a Panorama, el programa de investigación de Panamericana Tv.

Cerrón: «Misógino, soberbio, soberbio …»

El fundador de Perú Libre, el mismo que hoy lidera el gobierno del país andino en las sombras, trata de evitar estar conectado directamente con alguno de estos episodios, pero en muchas ocasiones se ha dejado llevar por la ira en las redes sociales: “Sucio, embarrado el nombre del periodista lo desacredita y manda a toda su gente a entorpecer su trabajo. Cerrón siempre ha sido muy despectivo, muy misógino, soberbio, soberbio … Una persona intolerante a la crítica y al control«.

.