Si no quiere quedarse atrás, necesita reciclar



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Las diferentes revoluciones industriales generan cambios profundos en la economía y transforman la forma de ver el mundo. La llamada cuarta revolución industrial une lo físico y lo digital, el internet de las cosas y la nube. El talento de las personas se convierte en un concepto imprescindible en relación con la población activa. Hablamos de tareas más que de trabajo, se premia la autogestión y la promoción del aprendizaje a lo largo de la vida laboral.

Las relaciones laborales entre trabajadores y empresas se interrumpen y las universidades intentan adecuar su oferta a las nuevas necesidades laborales. La duda surge por la rapidez que impone el cambio tecnológico y la adaptabilidad del resto de actores sociales y económicos.

Los expertos creen que las tecnologías innovadoras imponen una nueva forma de mirar las universidades que deben preguntarse qué encontrarán los estudiantes cuando se enfrenten al mundo laboral. Destacan la necesidad de conocer nuevas habilidades como el trabajo en equipo o la comunicación y la obligación de fomentar el reciclaje constante de personas en las empresas para no quedarse atrás.