Surgen otros documentos sobre supuesta injerencia rusa en las elecciones ganadas por Trump



La actualidad en Alicantur Noticias

Apenas un mes después de la tensa cumbre de Ginebra entre el presidente estadounidense Joe Biden y su homólogo ruso Vladimir Putin, el espionaje ruso vuelve a estar de moda para todos hoy. En esta ocasión, el origen de la discordia radica en unos supuestos documentos secretos elaborado por el Kremlin al que el periódico británico tenía acceso exclusivo El guardián. Los informes, cuya veracidad aún no se ha probado, revelaron detalles previamente desconocidos sobre la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2016.

Los documentos, clasificados como “n. 32-04 vd & rdquor; y supuestamente aprobada en enero de 2016, establece una clara división del trabajo entre las tres agencias de inteligencia rusas en apoyo de la candidatura de Donald Trump. Con este fin se habría creado una comisión secreta interdepartamental, encabezada por el ministro de Defensa Sergei Shoigú, que incluiría al director del FSB, Alexander Bórtnikov, y al entonces director del Servicio de Inteligencia Exterior (o SVR, por sus siglas en ruso), Mikhail Frádkov.

Servicios secretos militares

El SVR estaría a cargo de apoyar el trabajo de la Comisión proporcionando información, mientras que el FSB estaría a cargo de la contrainteligencia. Aunque no se menciona la tarea encomendada al GRU – servicio de servicios secretos militares Bajo los auspicios del Ministerio de Defensa, los piratas informáticos asociados con esta agencia robaron y publicaron miles de correos electrónicos de Hilary Clinton unas semanas después de la aprobación del documento.

El documento también incluye un breve perfil psicológico de Donald Trump, «el candidato más prometedor», en el que se le describe como una «persona impulsiva, mentalmente inestable y desequilibrada que padece un complejo de inferioridad». Quizás lo más importante es que se incluyen referencias al controvertido ‘kompromat’ (material comprometido). que los rusos podrían poseer contra Trump después de sus anteriores visitas a Moscú.

Vericidad del documento

Noticias relacionadas

La secuencia de hechos que detalla ‘The Guardian’ corresponde al proceso habitual de toma de decisiones en materia de inteligencia y equilibrio de fuerzas en el Kremlin. El documento se redactaría en uno de los departamentos de la administración presidencial y se enviaría al presidente. Dado que esto requeriría coordinación de los esfuerzos de las tres agencias de inteligencia principal, el informe fue al Consejo de Seguridad, donde se reúnen todos sus directores.

Sin embargo, esto no es prueba suficiente. Los rusos tienen una larga tradición de divulgar información falsa que reforzar las ideas preconcebidas de sus oponentes y ofrecer información presuntamente valiosa pero incorrecta. Además, la verdad es que estos documentos aportan poco en comparación con el extenso Informe Mueller publicado en abril de 2019. Por lo tanto, su publicación no debería tener consecuencias tangibles para Rusia en forma de nuevas sanciones y su escape puede haber sido intencional.

.