Tabárez: «La garra charrúa fue exagerada»



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Óscar Washington Tabárez, durante la Copa América 2019 en Brasil.
Óscar Washington Tabárez, durante la Copa América 2019 en Brasil.Chris Brunskill / Creador de Jugadas / Getty Images

Óscar Washington Tabárez (Montevideo, 74) se declara admirador del bajo perfil y de los perdedores. Sin embargo, es el técnico que más partidos ha dirigido en la selección nacional: 212 al frente de Uruguay. Le sigue Joachim Löw, de 61 años, con 193, que ya ha confirmado que dejará Alemania tras la Eurocopa. Tabárez no quiere bajar de la Celeste. Al menos hasta Qatar 2022. Su historia lo respalda. Siempre que se sentó en el banquillo del Centenario, Uruguay se clasificó para el Mundial (1990, 2010, 2014 y 2018). En sus vidrieras también está la Copa América 2011. Recuerda detalles y resultados con precisión, habla claro y no escatima en el tiempo. Jugador, entrenador, profesor. Tabárez es conocido en el mundo del fútbol como El Maestro.

Pregunta. ¿Qué le escondes al Maestro? ¿Solo el apodo?

Respuesta. He sido maestra de escuela primaria durante muchos años. Hay cosas que permanecen para siempre, sobre todo en negocios que pueden ser similares. Un profesor y un entrenador tienen como objetivo principal trabajar con grupos. Ahora llevo mucho tiempo en la selección y el jugador llega con muchos conceptos ya incorporados. Pero hay aspectos en los que trabajar que son igual o más importantes.

pag. Como cual?

r. Como valores, ante todo respeto. Debe haber un gran acuerdo entre lo que dice y hace el entrenador. Que los jugadores siempre atrapan. Esto crea un grupo fuerte, que resiste la adversidad. Y, cuando tenga la suerte de ganar, no entre en ningún tipo de euforia. Pierde con dignidad y gana sin fanfarrias. Este es nuestro estándar.

pag. ¿Por qué en una época en la que todo parece fugaz, conservas tu trabajo?

r. No es normal, es cierto. Ahora mismo es un récord. Tengo más de 200 juegos. No hay otro caso.

pag. ¿Y por qué sucedió?

r. Tuvimos problemas, pero siempre nos levantábamos. Y esta es una virtud. Aprovechamos el clean and jerk de Sudáfrica [Uruguay finalizó cuarta] y ganamos la Copa América en 2011. La selección jugó 18 partidos sin perder. Pero luego, en 2012, en la clasificación sacamos cuatro puntos de 18. En ese momento todo el mundo dudaba, menos el equipo.

pag. No parece verse afectado por la brecha generacional con sus jugadores.

r. Son más jóvenes, pero tenemos formas de pensar similares. No hablo de mi formación, como educadora, tengo muy claro lo que significa motivar. Y, a veces, esa motivación no viene de afuera. Me hace reír mucho cuando se dice que un entrenador es muy motivador. Puede ser que un entrenador tenga empatía con un futbolista, pero el líder de un grupo no vive de la empatía, vive de encontrar una necesidad y canalizarla en una motivación.

pag. ¿Es la garra charrúa el símbolo de que lo colectivo está por encima de lo individual?

r. En 1935, cuando la gran generación de futbolistas uruguayos se encontraba en sus momentos finales de actuación, se fue a jugar ante un equipo argentino que era el súper favorito. Le ganaron 3-0. Esa expresión se asoció con la rebelión, con la lucha incluso si el rival se considera potencialmente superior, sin dar nada por sentado. Hay gente que ha exagerado y parece que tenemos un don en comparación con jugadores de otros países. Hay jugadores de garras en todo el mundo.

pag. ¿Qué es tener una garra?

r. Me parece que es un término que puede generar cierta confusión. Un jugador tiene la obligación de dejarlo todo en el terreno de juego. Pero quizás nosotros, al ser un pueblo pequeño en una zona escasamente poblada, a menudo tenemos que enfrentarnos a equipos con más población y más posibilidades. No olvidemos que estamos en el continente de Argentina y Brasil. Sin embargo, a veces los hemos sorprendido.

pag. Lo dices por el Maracanazo?

r. La última Copa América que ganamos fue en Argentina y Brasil… el gran ejemplo es Maracaná. Pero es un ejemplo que se ha deformado muchas veces. Ha pasado de la realidad al mito. Y todo lo que siguió fue difícil. Cuando pasaron los años cincuenta yo tenía tres años, no recuerdo nada, pero toda mi infancia y adolescencia la pasé escuchando al Maracaná, el mensaje que giraba en torno a los jugadores de la selección era que los campeones eran los mismos de antes. , el del Maracaná. Eso desató la impotencia. Cuando vas a un campo con la obligación de ser campeón y no se consigue jugando al fútbol, ​​el desamparo puede no tener freno y puedes confundir lo que significa dejar todo con ser violento y ofensivo. Y, a veces, nos confundimos.

pag. ¿Ha cambiado ahora?

r. No es solo dejarlo todo en el campo o jugar un poco duro, hay otras cosas que nos hacen competitivos.

pag. ¿Por ejemplo?

r. En Uruguay, 60.000 niños juegan cada año Niño de fútbol. Uno de esos niños llega a la selección. Esta fue la historia de Francescoli, Fonseca, Valverde o Betancur. Y cuando se les sirve, se les recibe y se intenta incorporar cosas, como el potencial físico y la comprensión del juego, pueden mejorar. Pero lo importante para nosotros es la formación de personas. El porcentaje de niños que juegan al fútbol en Uruguay respecto a los que llegan a Europa es del 0,14%. Estas estadísticas son lo primero que saben los niños que llegan a la selección nacional a los 13 años.

pag. ¿Es aceptado en la sociedad actual?

r. Hay otras cosas en la vida. Si no son futbolistas profesionales, pueden ser buenos ciudadanos o trabajar en el deporte. Creo que estamos haciendo lo que debemos y nos está dando muchos resultados. Federico Valverde es un ejemplo.

pag. ¿Por qué?

r. Cuando cumplió 13 años mostró su talento, pero era pequeño. Tenía problemas de comunicación, una timidez casi patológica. Pero tenía talento y lo teníamos muy claro en la selección. Estaba incorporando cosas. Recuerdo que hacía tiempo que no venía porque me tenían que operar la columna y cuando regresé tuve la oportunidad de asistir a un entrenamiento: «¿Quién es ese chico?» Yo pregunté. «Valverde», respondieron riendo. Ha tenido cierto progreso físico y comprensión del juego, lo que certifica por qué está entre la élite del fútbol mundial. Y salió de allí.

Los jugadores de Uruguay, durante un partido en 2021.
Los jugadores de Uruguay, durante un partido en 2021. MAURICIO DUEÑAS CASTAÑEDA / EFE

pag. ¿Te sorprendió más la temporada de Luis Suárez o la de Cavani?

r. Ambas cosas. Conceptualmente, están en su apogeo. Ellos lo saben todo. Saben cómo moverse, cómo lidiar con diferentes situaciones. Son muy competitivos. Y están muy contentos de que todavía les quede cosas por hacer en la selección.

pag. ¿Qué más deberían hacer Cavani y Suárez?

r. El próximo Mundial y la Copa América. Sé que son parte de tus pensamientos. Pueden aportar desde el individuo, pero también desde su posición de liderazgo junto a Godín y Muslera.

pag. ¿Para qué sirve Uruguay?

r. Haz visto No se habla [FilmargentinoconMarcelloMastroianni?VedremocosaciaspettaAspiroadesserecompetitivocomeèsuccessoanoinell’ultimaCopaAméricaquandoabbiamopersoairigoridopoavergiocatounagrandepartitaIlcalcioèlosportcollettivocheoffremaggioriopportunitàaipresuntipiùdebolirispettoaipresuntipiùfortiNonmipiaceanticipareperchépuòesserefraintesoDachecosaè?PerqualcosadisimileaquellochehaigiàfattoperchéigiocatorisonopiùomenoglistessiNonsappiamocomel’interarealtàcheabbiamodovutoconvivereconlapandemiapossainfluenzarci[películaargentinaconMarcelloMastroianni?YaveremosparaloqueestamosSíaspiroasercompetitivoscomonospasóenlaúltimaCopaAméricaquenostocóperderenunadefiniciónporpenalesdespuésdehaberhechoungranpartidoElfútboleseldeportecolectivoquemásoportunidadesdaalsupuestamentemásdébilrespectodelsupuestamentemásfuerteNomegustaanticiparporquesepuedemalinterpretar¿Paraquéestá?ParaalgoparecidoaloqueyahizoporquelosjugadoressonmásomenoslosmismosNosabemoscómonospuedeafectartodalarealidadquenostocóvivirconlapandemia[FilmargentinoconMarcelloMastroianni?VedremocosaciaspettaAspiroadesserecompetitivocomeèsuccessoanoinell’ultimaCopaAméricaquandoabbiamopersoairigoridopoavergiocatounagrandepartitaIlcalcioèlosportcollettivocheoffremaggioriopportunitàaipresuntipiùdebolirispettoaipresuntipiùfortiNonmipiaceanticipareperchépuòesserefraintesoDachecosaè?PerqualcosadisimileaquellochehaigiàfattoperchéigiocatorisonopiùomenoglistessiNonsappiamocomel’interarealtàcheabbiamodovutoconvivereconlapandemiapossainfluenzarci[películaargentinaconMarcelloMastroianni?YaveremosparaloqueestamosSíaspiroasercompetitivoscomonospasóenlaúltimaCopaAméricaquenostocóperderenunadefiniciónporpenalesdespuésdehaberhechoungranpartidoElfútboleseldeportecolectivoquemásoportunidadesdaalsupuestamentemásdébilrespectodelsupuestamentemásfuerteNomegustaanticiparporquesepuedemalinterpretar¿Paraquéestá?ParaalgoparecidoaloqueyahizoporquelosjugadoressonmásomenoslosmismosNosabemoscómonospuedeafectartodalarealidadquenostocóvivirconlapandemia

pag. ¿Qué opinas de Leo Messi?

r. Uno de los grandes de la historia.

pag. Si en el Maracanazo Tenía tres años, vio a Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona.

r. Los he visto jugar a todos. De hecho, vi a Di Stéfano en el campo cuando vino a jugar con la Real en Uruguay. Me llamó la atención, por lo poco que pude entender en ese momento, que apareció en todos los rincones de la cancha. Eso no se vio. Fue un avance. Y también vi a Pele y Cruyff y a Diego, claro. Y Messi, como entrenador, tiene muchos pensamientos sobre sus habilidades individuales y su contribución al equipo.

pag. ¿Puedes hablar de uno mejor?

r. No puedo hacer ese ejercicio porque es un deporte colectivo. Tampoco se pueden comparar los tiempos. Y lo mejor del mundo es principalmente un problema de los medios de comunicación, por premios y cosas por el estilo. Todos los jugadores de los que hablamos marcaron la diferencia en lo que hacían con el balón, pero también en su influencia y liderazgo frente a sus compañeros. Con solo jugar, ya se han impuesto cosas.

pag. Explica cómo es tu relación con Marcelo Bielsa.

r. No he tenido muchos contactos, pero escribí el prefacio del libro. Maestro, el legado de Tabárez. Cuando yo estaba en Boca, él estaba en Newell’s. Una persona muy especial, después de ganar una final, vino al vestuario a recibirme. Sin embargo, hizo algo que nunca olvidaré, algo que admiro de la gente: rehacer. Perdieron 0-6 en Libertadores ante San Lorenzo. ¿Y qué hizo Bielsa? En su primera declaración dijo: «Fue una gran derrota pero es la oportunidad de hacer cosas en las que he estado pensando durante mucho tiempo». Y con los mismos jugadores hizo otro esquema. Todo cambió. No había línea de cuatro, ni juego posicional. Llegó a la final, perdió por penales ante el San Paolo de Tele Santana.

pag. Guardiola.

r. El mejor. No es nuevo que sus equipos jueguen bien. Además, ha logrado un equilibrio en defensa con todo lo que hace en ataque, que es inconmensurable e incomparable. La insistencia que tiene y la confianza que da a los jugadores. Jugó 12 torneos locales y ganó nueve. Esto habla de su capacidad como entrenador.

pag. Y Klopp.

r. Fue el primero en sufrir los efectos de tocar sin público. Después de ganar el campeonato con un equipo muy equilibrado, fue derrotado en un próximo partido de campeonato. Fue allí donde comencé a reflexionar sobre este aspecto. ¿Cuánto influye en el público? Jugar sin público no es fútbol.

pag. ¿Por qué?

r. Porque en equipos con gran poder de vocación, juega la afición. Sin audiencia no hay solicitud ni ayuda en tiempos difíciles. El Liverpool tiene un himno que les dice a sus jugadores que nunca caminarán solos. Los aficionados sienten una parte importante de lo que hace el Liverpool. Ese apoyo falta hoy. Y eso es lo que pasa ahora. Lo tenemos de inmediato. El público que acudió a ver a la selección uruguaya en las eliminatorias estuvo lleno de jóvenes, niños, mujeres, que estaban construyendo una relación con estas jugadoras. Una relación muy fuerte. Vea si importa.

Puedes seguir a Alicantur DEPORTES en FacebookGorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.