Técnicos de Hacienda denuncian la «lentitud» en investigar al rey emérito



La actualidad en Alicantur Noticias

Tecnicos de Hacienda denuncian la lentitud en investigar al rey

La unión de técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) este viernes criticó la «lentitud» de ambos Agencia tributaria Empezando por la Fiscalía, para investigar a Juan Carlos II, los técnicos han solicitado al Rey Emérito una investigación fiscal desde septiembre de 2018, cuando se conocieron los primeros detalles del proceso abierto por la Fiscalía suiza. «La Agencia Tributaria tiene el deber imperdonable de abrir una investigación al Rey Emérito, como haría con cualquier contribuyente, para evitar incurrir en abandono de funciones, siempre que no existan investigaciones judiciales o denuncias por parte de la Fiscalía por los mismos hechos» él dijo. Gestha ayer en un comunicado.

Si Hacienda ya había abierto una investigación al exjefe de Estado, ahora no podría acogerse a la opción de regularizar su situación con Hacienda para evitar el delito fiscal, ya que la ley prevé esta vía sólo cuando ni de los dos ni Ni la Agencia Tributaria ni la Justicia han comunicado la apertura de una investigación. La Fiscalía estudia actualmente la primera regularización, presentada en diciembre por el Rey Emérito, y uno de los aspectos que intenta aclarar es si cuando Juan Carlos I utilizó esa fórmula le dijeron que estaba siendo investigado.

El pasado otoño, la Fiscalía Suprema informó al abogado del Rey Emérito que investiga una supuesta donación del empresario Sanginés-Krause a Juan Carlos I que no había sido declarada a Hacienda. Los investigadores tienen dudas sobre el hecho de que con esta comunicación se bloqueó la posibilidad de regularización tributaria para el anterior Jefe de Estado, pero se inclinan a creer que no fue así, pues la investigación no estaba lo suficientemente avanzada en el momento para poder imputar o probar el delito fiscal, que es el que queda exento con la regularización.

Hacienda y Ministerio Público ahora tendrán que hacer el mismo control en la segunda regularización propuesta por el anterior Jefe de Estado, pero el Sindicato de Técnicos Financieros cree que ambas entidades le han dado demasiado tiempo a Juan Carlos I para intentar regularizar su impuesto. situación. «Se habría abierto una investigación a cualquier otro ciudadano mucho antes con menos pruebas que en este caso», dice José María Mollinedo, secretario general de Gestha.

Sin embargo, el marco internacional que supuestamente existe detrás de las cuentas del Rey Emérito complica la actuación de Hacienda, ya que la Agencia Tributaria y su Oficina Nacional de Investigación de Fraudes (ONIF) no tienen por sí solas la facultad de realizar indagatorias al Ministerio Público de otros países. , ni a entidades financieras extranjeras, ni a un contribuyente residente en el exterior. Sí, pueden solicitar información a sus homólogos en el extranjero sobre residentes en España, pero la dificultad de actuación siempre es mayor cuando se trata de redes internacionales.

A pesar de los intercambios de información cada vez más organizados y completos entre estados, dar luz verde a la inspección de un determinado contribuyente requiere que la información esté disponible con anticipación para justificar la acción, lo que no elimina la posibilidad de formular prerrequisitos. En los casos en los que el Ministerio Público ya está actuando o ya están procesados, el margen se estrecha, pues la Agencia Tributaria trabaja a favor de la justicia en los asuntos que solicita.

La Fiscalía deberá ahora verificar también el resto de requisitos que exige la ley para considerar regular la situación fiscal: que la declaración presentada sea «completa» y «veraz». El hecho de que Juan Carlos I haya presentado una segunda declaración después de la registrada hace solo dos meses no implica, en principio, que la primera no fuera completa, ya que si bien coincidieron en algunos de los años que cubren, la primera fue gravada. De donaciones y el segundo, el del IRPF.