Tinnitus, el nuevo síntoma del covid-19



La actualidad en Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Fiebre, tos seca, dolor de cabeza, mialgias no asociadas a ningún esfuerzo, náuseas o diarreas … estos son los síntomas más habituales asociados al covid-19, pero hay mucho más. El último en llegar es el tinnitus o tinnitus, una condición común que hace que se perciba ruido en el oído y la cabeza.

Una nueva investigación publicada en « Fronteras en salud pública»Revela que el tinnitus se ve agravado por el covid-19 y las medidas que nos ayudan a mantenernos seguros.

El estudio realizado por Universidad Anglia Ruskin (Gran Bretaña) de 3.103 personas con tinnitus de 48 países, encontró que el 40% de los que muestran síntomas de covid-19 experimentan simultáneamente un empeoramiento de su tinnitus.

Y aunque se centró en personas con tinnitus preexistente, un pequeño número de participantes también informó que la enfermedad se desencadenó inicialmente por el desarrollo de síntomas de covid-19, lo que sugiere que el tinnitus podría ser un síntoma de « covid persistente ». en algunos casos.

Muchos síntomas de Covid-19 son muy inusuales, tanto que solo ocurren en uno de cada mil casos y aún no se sabe si son causados ​​por el SARS-CoV-2 o por complicaciones resultantes de los tratamientos aplicados a los pacientes.

Muchos síntomas del covid-19 son muy inusuales, tanto que solo ocurren en uno de cada mil casos y aún no se sabe si son causados ​​por el SARS-CoV-2.

El nuevo estudio también encontró que un gran porcentaje de personas cree que su tinnitus está empeorando con las medidas de distanciamiento social introducidas para ayudar a controlar la propagación del virus. Estas medidas han provocado cambios significativos en la rutina laboral y el estilo de vida.

Según el informe, Las preocupaciones internas como el miedo al COVID-19, las preocupaciones económicas, la soledad y los trastornos del sueño han contribuido a que el tinnitus sea más molesto para el 32% de las personas en general., con factores externos como un aumento de las videollamadas, entornos domésticos más ruidosos, educación en el hogar y un mayor consumo de café, el consumo de alcohol también fue citado por los encuestados.

Las mujeres y las personas menores de 50 años han descubierto que el tinnitus es significativamente más molesto durante la pandemia.

El estudio encontró que, además de aumentar la gravedad de los síntomas del tinnitus, la pandemia también dificultaba el acceso de las personas a la atención médica. Esto podría aumentar aún más la angustia emocional y empeorar los síntomas del tinnitus, creando un círculo vicioso.

Las mujeres y las personas menores de 50 años han descubierto que el tinnitus es significativamente más molesto durante la pandemia.

También otro estudio de la Fundación Centro de Investigación y Tratamiento ACE-Barcelona Alzheimer publicado por la revista « Fronteras en el envejecimiento de la neurociencia»Advierte que el 36% de las personas que contraen COVID desarrollan problemas neurológicos que pueden incluir síntomas neuropsiquiátricos y cognitivos.

El estudio, que tiene una incidencia particular en la población anciana más afectada por la enfermedad y que padece demencia, recomienda que se tenga en cuenta el covid-19 como precedente en las valoraciones neurológicas de las personas que lo han padecido.

Elaborado a través de la revisión de 102 artículos científicos, el trabajo analiza los trastornos cognitivos y neuropsiquiátricos, como el insomnio, el estrés postraumático, la depresión o la ansiedad que provoca el covid e infiere que estas manifestaciones pueden ser inducidas porque la infección viral afecta al sistema nervioso. inmunes e inflamatorias secundarias o incluso mediante el uso de ventilación mecánica o sedación.

Haber superado el coronavirus debe considerarse un precedente en el estudio neurológico de los pacientes que consultan por deterioro cognitivo, especialmente a partir de los 65 añosEstudios previos de supervivientes con otros virus respiratorios y enfermedades críticas han encontrado secuelas en algunos pacientes años después de sufrir la enfermedad.

El trabajo también destaca el impacto desproporcionado que ha sufrido la población anciana, no solo en la mayor tasa de hospitalización y mortalidad, sino también en las persistentes consecuencias sobre su salud.

Sin embargo, reconoce que no se sabe si estos deterioros cognitivos y neuropsiquiátricos pueden persistir a largo plazo, «pero estudios previos de supervivientes con otros virus respiratorios y enfermedades críticas han encontrado secuelas en algunos pacientes años después de sufrir la enfermedad».

Por esta razón, recomiendan que las personas que hayan pasado el COVID sean evaluadas periódicamente con revisiones cognitivas y neuropsiquiátricas integrales y tengan programas de rehabilitación cognitiva y de salud para quienes padecen secuelas a largo plazo.

La neuróloga Marta Marquie, una de las autoras del estudio, asegura que «a partir de ahora, haber superado el coronavirus debe considerarse un antecedente en el estudio neurológico de los pacientes que consultan por deterioro cognitivo, especialmente a partir de los 65 años».

Míralos
Comentarios

.