Toni Cantó dimite como diputado y pide a Inés Arrimadas que Cs vaya en coalición con el PP en Madrid



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

La reunión ejecutiva extraordinaria de Ciudadanos fue interrumpida con la dimisión de uno de los principales líderes territoriales, Toni Cantó, coordinador de la Comunidad Valenciana. Cantó ha anunciado que abandona todos sus cargos orgánicos y dimite de su cargo de diputado. El parlamentario explicó su decisión porque el Ejecutivo no ha asumido la suficiente responsabilidad por el fracaso de la moción de censura en Murcia, y porque no está de acuerdo con el partido único en las elecciones por la Comunidad de Madrid. Cantó pidió la dimisión de Arrimadas, que la moción de censura se aparcara en Murcia y una candidatura conjunta al PP en Madrid sin Ignacio Aguado para «mantener el centro-derecha». La renuncia de Cantó no fue la única: los dos subsecretarios generales del partido, Carlos Cuadrado y José María Espejo, han decidido dar un paso atrás y renunciar a sus responsabilidades organizativas. La líder deja a sus dos principales escuderos, pero ambos seguirán formando parte del ejecutivo permanente, el centro de decisión del partido.

En la reunión extraordinaria de la cúpula, que se celebra este lunes en la sede de la formación, Arrimadas propuso una ampliación del ejecutivo permanente de 7 a 16 vocales, en la que se da entrada a los principales líderes territoriales, como la teniente de alcalde. de Madrid, Begoña Villacís, el exvicepresidente de Madrid Ignacio Aguado y el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín. El líder también pretendía incluir a Cantó, uno de los líderes más críticos, pero se negó con su renuncia. Cantó ha excluido de momento el salto en PP. «En lo único que pienso es en llamar a mi representante para ver si puedo volver a trabajar solo», dijo en las puertas de la sede del partido. El diputado es actor profesional. La dirección cree, sin embargo, que se integrará en el PP. «La sensación es que esta operación está orquestada», defendió Edmundo Bal, portavoz adjunto, refiriéndose a la salida de Cantó. «Si tenemos en cuenta que PP tiene en marcha esta operación para la compra de cargas de Cs … blanco y embotellado», reiteró.

La salida de Cuadrado y Espejo fue solicitada por varios miembros de la cúpula, como el valenciano Toni Cantó, que ya ha pedido su destitución tras el golpe de Estado del partido en las elecciones catalanas. Entonces Arrimadas optó por apoyarlos, pero esta vez fueron ellos quienes dieron un paso atrás para proteger al líder. Si no se hubieran ido, la culpa podría haberse vuelto directamente contra Arrimadas. Por el momento, según la propuesta del presidente, que aún no ha sido aceptada por la dirección, nadie sustituirá a los dos escuderos en el despacho de vicesecretarios generales, que deja de existir.

Arrimadas ha decidido ampliar el ejecutivo permanente, núcleo del proceso de toma de decisiones del partido, para intentar calmar la crisis interna provocada por el fracaso del operativo para expulsar al PP del poder en Murcia. Durante el fin de semana consultó a los principales líderes de CS para pedirles su opinión sobre los próximos pasos a seguir, y varios de ellos le asesoraron en cambios de rumbo. La expansión del núcleo fue una demanda interna recurrente, porque el cuerpo era aún más pequeño bajo el liderazgo de Arrimadas que durante la fase de Albert Rivera, cuando estaba formado por una docena de miembros.

El líder mantiene a Marina Bravo como secretaria general del partido y a Melisa Rodríguez como portavoz, aunque pasa a ser la diputada de Edmundo Bal, fortalecida por los cambios. En la propuesta del presidente se destaca el ingreso de líderes territoriales, todos fuera del permanente. Formaban parte del ejecutivo ampliado, que no se reúne semanalmente, como los demás. Además de Begoña Villacís e Ignacio Aguado de Madrid y Juan Marín de Andalucía, Arrimadas incorpora a Daniel Pérez, coordinador en Aragón. El único líder con responsabilidad de gobierno excluida es Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León y ex rival de Arrimadas para la presidencia del partido. Arrimadas también quiere que se sumen al ejecutivo dos líderes del ala más socioliberal, el eurodiputado Jordi Cañas -que fue el máximo representante del sector sociodemocrático catalán- y la diputada Sara Giménez. También entran el líder y diputado de Málaga en el Congreso Guillermo Díaz, y el líder de Cs en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y coordinador regional de Ciudadanía (CS) de esa región, Juan Marín, ha manifestado públicamente su «apoyo» a la presidenta nacional del partido naranja, Inés Arrimadas. (Video: Europa Press)Foto: Victor Sainz

El encuentro, que comenzó a las doce de la mañana, debe ser intenso y largo, y queda por ver que la salida de Cuadrado y Espejo de sus responsabilidades orgánicas, sin abandonar la permanente, satisfará a la mayoría de los críticos. Al llegar a la reunión, Arrimadas recibió el apoyo expreso de su liderazgo por parte de varios barones, como Juan Marín, vicepresidente andaluz, y Daniel Pérez, coordinador de Aragón. Pérez recordó que cuando Arrimadas asumió la presidencia, el partido ya estaba «en la sala de autopsias». El coordinador del CS en Cantabria, Félix Álvarez, se mostró enérgico: «Somos un meme de nuestro partido».

La reunión extraordinaria del ejecutivo de este lunes, solicitada por varios dirigentes autonómicos, viene precedida de un fuerte maremoto, sobre todo tras la firma por parte del PP de Fran Hervías, exsecretario de Organización Ciudadana, que asegura que estará acompañado por desembarco masivo de dirigentes de Cs en el PP.