Tres de cada cuatro empresas consideran que la semana laboral de cuatro días no es rentable



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Actualizado:

La propuesta de Más País-Equo de reducir la jornada laboral a cuatro días sigue afianzando entre las empresas, que de momento consideran esta medida «impracticable». Las razones son diferentes: El 52% dice no tener margen de productividad para amortizar un día menos a la semana; Otro 42% dice que no tiene un margen de beneficio para mantener el nivel salarial con una jornada laboral más corta, otro 38% ni siquiera puede cubrir el quinto día con otros trabajadores a tiempo parcial, el 22% ve una desventaja adicional al no tener procesos automatizados o se puede automatizar para amortizar esta reducción y, finalmente, el 7% de las respuestas indican que la semana de cuatro días no es sostenible por motivos de salud y seguridad de los trabajadores.

Esto fue revelado por el estudio. Flexibilidad y competitividad empresarial anunciado hoy por el instituto del Grupo Adecco y por Instituto Cuatrecasas de Estrategia Jurídica en Recursos Humanos, para lo que se entrevistó a medio millar de empresas españolas. A pesar del rechazo generalizado a la provisión de Podemos, el mismo documento revela que los empresarios españoles están abiertos a flexibilizar los horarios de trabajo. De hecho, cuatro de cada diez empresas encuestadas consideran este factor como parte de su plan estratégico de futuro.

“El empleo está cada vez más diversificado y, en consecuencia, las políticas deberían adaptarse mejor a este escenario. Además, el progreso hacia una mayor flexibilidad nos muestra que la participación de los empleados ha aumentado, disipando el mito de que la flexibilidad socava los resultados. Los empleados, en su mayor parte, han acordado trabajar de manera flexible y en la experiencia del teletrabajo, las personas identifican una mayor agilidad en el trabajo en equipo, la eliminación de tiempos y esfuerzos de desplazamiento, y una mejor capacidad para enfocarse en tareas de mayor concentración y contenido intelectual, principales razones para mejorar la productividad «, dice el director del Instituto Grupo Adecco, Javier Blasco.

Dentro de las medidas de flexibilidad interna de las que disponen las empresas, el horario flexible y el teletrabajo son los más evaluados con puntajes de 7,9 y 7,3 respectivamente en una escala del 1 al 10. Le sigue el uso de permisos y feriados con 6,7 puntos y luego el siguiente Las medidas mejor evaluadas son la retribución variable y los horarios irregulares o becas de horas, con 6,6 puntos cada una. En lugar de, ERTE – Seguramente la medida de flexibilidad interna más utilizada en 2020 por las empresas españolas – se evalúan con una media de 4,6 puntos.

Analizando algunas de estas medidas, más de la mitad de las empresas tienen un horario flexible, el 23% tiene un horario con márgenes de entrada y salida; El 18% no cuenta con una modalidad y solo el 6% la tiene absoluta libertad de tiempos de entrada y la salida de sus trabajadores.

En el 45% de las empresas horario flexible Son apreciados por más del 50% de los trabajadores y en el 35% de las empresas son disfrutados por más del 75%.

Centrándonos en el teletrabajo, los temas que más preocupan a las empresas son cómo conciliar la flexibilidad con desconexión digital o marca de tiempo (8 puntos sobre 10), ambos de imperativo legal, cómo conciliar el seguimiento de la productividad de los trabajadores con el respeto a su privacidad (7,9 puntos) y que no implica necesariamente un incremento de costes para la empresa (7,8 puntos)).

Por otro lado, la medida de flexibilidad interna menos apreciada por las empresas es la aplicación de EExpediente de regulación de empleo temporal. Para averiguar por qué las empresas los califican tan débilmente, se les pidió que evaluaran qué medidas deberían mejorar la regulación actual. ERTE.

Por tanto, las empresas consultadas entienden que los ERTE deben potenciar los sistemas de control antifraude exigidos por la normativa vigente, un comunicado con una puntuación de 9 sobre 10, y también reducir la cargas administrativas y burocráticas que implican (8 puntos) y que deben ir acompañadas de medidas de apoyo financiero con fondos públicos a empresas en sectores o situaciones especialmente vulnerables (8 puntos).

Otras formas de flexibilidad

Otra de las políticas de flexibilidad que parece ir en aumento dentro del tejido corporativo Son las llamadas formas de trabajo o metodologías ágiles. En este sentido, más de la mitad de las empresas consultadas (54%) aún no han implementado estas formas de trabajo; El 27% tiene un equipo dedicado; El 19% ya las ha implementado, abarcando todas las áreas de la organización, y el 16% ya las ha implementado al menos en las áreas de TI y TI.

Si pasamos a las llamadas medidas de flexibilidad externa, la contratación temporal directa es la medida más popular, con una puntuación media de 5,8 puntos. Las otras opciones tienen valoraciones muy similares: subcontratación de servicios (5,2 puntos), contratación temporal a través de ETT (5.1) y colaboración con autónomos (5 puntos).

«La pandemia de COVID-19 nos mostró que el grado de digitalización de las empresas ha sido determinante para poder reaccionar y adaptarse a un cambio tan brutal como brusco para las empresas. En ese proceso, se hizo evidente la ecuación de más tecnología, más flexibilidad y mejor capacidad de respuesta a la adversidad extrema. Es decir, es la flexibilidad, sobre todo la que aporta la tecnología, la que nos ha permitido dar respuesta a la pandemia ”, explica el director del Instituto.Instituto Cuatrecasas de Estrategia Jurídica en Recursos Humanos, Guillermo Tena.

«La nueva ecuación se formulará en estos términos: cuanta más flexibilidad muestre una persona, más capacidad de adaptación al cambio y, en consecuencia, más seguridad para el futuro que tendrá», Abunda Tena.

Míralos
Comentarios

.