Un año de ley de teletrabajo: el 97% de los empleados no lo regularon



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

los teletrabajo Fue una de las grandes transformaciones que ha dejado la pandemia en la vida cotidiana de tantas personas. Algo que hasta antes del covid era residual en el mercado de trabajo El español se ha convertido en una rutina en muchas empresas. Sin embargo, ese mantra que se repitió durante las primeras etapas de la pandemia de que «el teletrabajo ha llegado para quedarse» ya no ha sido el caso después de más de 20 meses de covid. Un año después de la aprobación de la nueva ley de trabajo a distancia, los convenios colectivos que rigen este nuevo método son mínimos. Es decir, teletrabajan menos de lo esperado, gran parte de este ejercicio remoto se hace de manera informal e improvisada y está teniendo más éxito en las grandes empresas que en las pequeñas.

La norma acordada entre el Gobierno, el empleador y los sindicatos establece la obligación de enviar los acuerdos que regulan el teletrabajo a las oficinas de empleo. Preguntado por EL PERIÓDICO, el Ministro de trabajo informa haber registrado un total de 105 convenios y acuerdos con cláusulas de teletrabajo, que afectan a algunos 561.000 habitantes trabajadores.

Es decir, de los 16,1 millones de empleados actualmente activos en España, solo 3,5% Tienen un convenio o arreglo que regula específicamente esta modalidad. Los niveles de teletrabajo, en cambio, son más elevados según revelan los datos del INE. Confirman que, en el segundo trimestre de este año, la 9,4% de los trabajadores españoles Operan más de la mitad de los días de la semana desde sus hogares. Esta cifra es significativamente menor que los tiempos de encierro, cuando se alcanzó un pico del 16,2% de teletrabajo. Y lejos del potencial de la economía española. Un camarero o dependiente no podrá teletrabajar, pero el Banco de España Se estima que el 30% de los ocupados en España podrían trabajar de forma remota.

¿Cómo estás teletrabajando?

En España, el teletrabajo es más informal que regulado y aún queda un largo camino por recorrer para generalizar esta modalidad. “Aún estamos en una fase de transición y en la mayoría de los casos ni las empresas ni los trabajadores tienen claro qué modelo quieren aplicar. En estos momentos se está imponiendo la autogestión en las empresas donde se practica el teletrabajo ”, subraya el catedrático de derecho laboral de la Universidad de Barcelona (UB), Jordi García Viñas.

La fórmula mayoritaria, según los sindicatos consultados, es la híbrida: unos días en casa y otros en el trabajo. En grandes empresas como Iberdrola, Hacerse un nido o Axa el formato que han acordado con sus empleados es ‘3 + 2’, tres en la oficina y dos en casa. Estas mismas fuentes también indican que están teniendo más éxito en los grandes negocios que en los de la industria; lo que es malo (por ahora) para las pymes. “No alcanzará los niveles de teletrabajo que se esperaban al inicio de la pandemia, pero todos los nuevos acuerdos que se renuevan lo abordan y los niveles subirán más”, subraya el secretario de acción sindical CCOO de Catalunya. , Marcador de posición de Cristina Torre.

¿Por qué se han firmado tan pocos acuerdos?

La regla de trabajo remoto deja el Negociación colectiva, a través de convenios o convenios de empresa, el despliegue de esta nueva realidad laboral. El problema es que la negociación de los acuerdos está actualmente bloqueada y con una cobertura mínima. La alta actividad negociadora en otros sectores -los derechos, la reforma laboral y las pensiones- y el aumento de la inflación son negocios confusos.

«La ley no especifica y nosotros tenemos que especificarnos nosotros mismos. Y la premisa es que el teletrabajo no puede tener un costo para el trabajador. La pregunta es cómo lo contamos y en qué consiste ese costo», dice el secretario de política sindical de UGT. . Cataluña, Núria Gilgado. «Hasta ahora los pocos convenios que se han firmado no arriesgan y establecen una mensualidad de entre 35 y 55 euros al mes por el teletrabajo», subraya la abogada laboralista y profesora de la UOC Pere Vidal. El tema de los costos es un elemento clave, ya que existe una tendencia general, especialmente entre las pymes, a rechazar la idea de que la operación remota se traduce en mayores costos.

Una encuesta reciente a asociados de Pimec indicó que una de cada tres pymes apuesta por el teletrabajo, pero 9 de 10 No tenía previsto pagar ninguna compensación o pago adicional a sus empleados por gastos relacionados. “Estamos claramente a favor del teletrabajo, pero su implementación es muy compleja. Si no estamos de acuerdo en términos flexibles, el efecto final que puede ocurrir es que las empresas terminen decidiendo no teletrabajar. Y sería un fracaso ”, dice el secretario general de Pimec, Josep Ginesta.

¿Cuáles son los riesgos de no regular el teletrabajo?

Ampliar el actual momento de transición que vive el teletrabajo tiene varios riesgos, según las diferentes fuentes consultadas para este informe. «Es importante aclarar las condiciones de cuándo la empresa puede decidir revertir el teletrabajo», advierte el abogado Pere Vidal. Los sindicatos, por su parte, temen que surja un dualismo entre quienes trabajan en grandes empresas y tienen instalaciones de teletrabajo y quienes trabajan en pymes y apenas pueden ejercerlo.

Noticias relacionadas

Las centrales también advierten que hay empresas que aprovechan que no existe un convenio suscrito para traspasar parte de los costos al bolsillo de los trabajadores. “Estamos viendo que muchas personas, por los beneficios de la movilidad o la conciliación, terminan asumiendo un costo para poder teletrabajar. Y eso al final no deja de ser un recorte salarial”, dice Gilgado, de UGT. Allí las empresas, como advierte Ginesta de Pimec, que si el trabajo remoto aumenta los costos, pueden retroceder.

Un nudo gordiano al que, de momento, pocos han encontrado solución, según revelan los datos del Ministerio de Trabajo. Por el momento, como coinciden los juristas consultados, todos estos temas han generado muy pocas disputas legales y ni siquiera son motivo de disputas laborales. Incluso si no excluyen que lo que no es un problema hoy puede serlo mañana.

.