Un británico detenido en Estepona acusado de piratear las cuentas de Twitter de personalidades como Biden y Obama por estafa



La actualidad en Alicantur Noticias

Una persona consulta la página de Twitter de Obama.
Una persona consulta la página de Twitter de Obama.Alex Onciu

La Policía del Estado detuvo este miércoles en Estepona (Málaga, 68.286 habitantes) a un británico de 22 años acusado de haber pirateado, en julio de 2020, hasta 130 cuentas de Twitter de personalidades y empresas para realizar una estafa. A través de los perfiles de famosos como Barack Obama, Joe Biden, Kanye West, Kim Kardashian, Elon Musk o Bill Gates y los de empresas como Apple y Uber, animó a los seguidores a enviar Bitcoin a una cuenta. Prometió que a quienquiera que lo hiciera se le devolvería el doble de la cantidad ingresada. «Si mandas mil dólares te devuelvo 2.000», decían los mensajes, lo que le permitió recaudar 117.000 dólares (99.000 euros). Es el segundo arresto en el caso después de que las autoridades arrestaron a un joven de 17 años en agosto del año pasado, a quien consideraron el jefe de la estafa.

La operación policial, llamada Portland, fue realizada por la Unidad Central de Delitos Cibernéticos en colaboración con el FBI norteamericano. Las investigaciones comenzaron en España en abril de 2020, cuando Estados Unidos informó a la Policía del Estado que el joven, ya investigado por otros delitos, podría estar en España. La investigación llevó a los investigadores a la Costa del Sol, donde finalmente detuvieron al joven, cuyo nombre completo es Joseph James O’Connor. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado que los británicos están acusados ​​de diez delitos: tres de conspiración para acceder intencionalmente a una computadora sin autorización, dos para hacerlo además de computadoras protegidas, dos más por intento de extorsión, dos más por ciberacoso y uno más por amenazas. El joven también está acusado de intrusión en las cuentas de otras redes sociales como TikTok y Snapchat, así como de ciberacoso hacia una víctima menor.

La piratería de más de cien cuentas de Twitter, todas llevadas a cabo la noche del 15 de julio de 2020, no solo fue relevante para la cantidad significativa de perfiles, como el actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, el ex presidente Barack Obama o el fundador de Microsoft, Bill Gates, sino por la cantidad de seguidores que han acumulado entre ellos. Sus mensajes fraudulentos llegaron a más de 350 millones de personas, lo que permitió a los delincuentes incautar 117.000 dólares en horas. La misma red social lanzó un mensaje confirmando el ataque: “Estamos al tanto de un incidente de seguridad que afecta a las cuentas de Twitter. Estamos investigando y dando pasos para solucionarlo ”. Al día siguiente actualizaron la información asegurando que lo que sufrieron fue un «ataque coordinado de ingeniería social» y que los hackers tuvieron acceso a cuentas luego de hacer lo mismo en las de los empleados «con acceso a sistemas y herramientas internas».

La división del FBI de San Francisco, la ciudad donde tienen su sede Twitter y otras grandes multinacionales tecnológicas, fue la fuerza policial que inició la investigación del caso, a la que luego se unió la Unidad de Investigación Cibernética del IRS (similar a la Agencia de Ingresos de España). ), el Servicio Secreto de los Estados Unidos y las Fuerzas Especiales de la Oficina del Sheriff del Condado de Santa Clara. Posteriormente, la Agencia Nacional de Lucha contra la Delincuencia del Reino Unido y la Policía Nacional brindaron asistencia y, finalmente, los oficiales españoles realizaron la detención en Estepona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *