Un emprendedor que estafó a 5 millones en Hacienda fue condenado a 11 años



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

No solo las celebridades, deportistas, escritores o reconocidos empresarios están expuestos a severas sanciones por fraude fiscal, sino también personas anónimas ante la sociedad, aunque acomodadas, a las que los tribunales de justicia imponen sanciones que pueden conllevar, desde el principio. .comienzo, su entrada en prisión. Es el caso de Jordi DO, que desarrolló su carrera como empresario en Venezuela y que es sancionado por el Juzgado de Barcelona con un total de 11 años de prisión por siete infracciones fiscales, cometidas en los años 2010 y 2013, y para pagar a la Agencia Tributaria cinco millones de euros, la cantidad defraudada.

El tribunal encuentra al acusado fingió residir en el país caribeño cuando vivió la mayor parte del tiempo en Cataluña. Probarlo, la Agencia de Ingresos realizó un seguimiento de sus cuentas bancarias, pagos con tarjeta de crédito, sus viajes a Europa, sus propiedades y consumo de agua, electricidad y telefonía, así como los envíos de paquetería al exterior. La sentencia, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO y que es objeto de recurso de casación, describe la reparación de vehículos en talleres españoles, la compra de relojes y joyas de alta gama y la contratación de servicios médicos, incluido tratamiento odontológico y fisioterapeuta.

La sentencia judicial de El segundo apartado considera probado que Jordi O., gracias a su actividad en Venezuela, ha acumulado «una riqueza sustancial» que le ha aportado «una elevada renta anual» que, en su mayor parte, «no se realizaba directamente», sino a través de una red de empresas, muchas de ellos están domiciliados formalmente en «territorios sin o con baja tributación y con gran opacidad». Es decir, Holanda y su territorio autónomo de Curazao en el Caribe y la propia Venezuela.

Residente en Cataluña

El juzgado considera que está probado antes de 2010 (sin fecha concreta) que Jordi DO, junto con su mujer, trasladaron su residencia a Cataluña y que en los ejercicios iLa encuesta se mantuvo más de 183 días al año. Este plazo es el que establece la ley para considerar que una persona es residente habitual en España y, por tanto, debe pagar impuestos aquí.

Noticias relacionadas

La sentencia subraya que, por este motivo, el imputado y empresario seguía «ostentando la condición de residente fiscal en España», lo que establecía «que estaba obligado» a presentar el Impuestos sobre la renta y declaraciones del impuesto sobre la renta, incluyendo en ellos «todas tus rentabilidades, plusvalías y minusvalías». Los jueces señalan que Jordi DO no cumple con este requisito durante cuatro años en el IRPF (2010-2013 inclusive) y tres años en el Impuesto sobre el Patrimonio (de 2011 a 2013) Por cada delito, las túnicas imponen uno o dos años de prisión, hasta 11 años.

La intención del imputado, añaden, era «dejar a los órganos de la administración tributaria a oscuras sobre los hechos que constituían la obligación de pagar impuestos y, al mismo tiempo, evitar tales impuestos en relación a los inmensos ingresos y bienes de los que disfrutaba, pretendiendo residir en Venezuela ”. Así, entregó certificados fiscales emitidos por las autoridades de ese país que“ no respondían a la realidad material ”y depositó una red de empresas en el exterior.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *