Un estudio detalla el efecto «catastrófico» de las misiones cristianas en los nativos americanos



Ahora estás al día con Alicantur Noticias

Un estudio detalla el efecto catastrofico de las misiones

Un libro fantástico publicado en el año 1510 en Sevilla, Las sergas de Esplandián, narró las fabulosas aventuras de un caballero cristiano a través de lugares imaginarios como esta California, un paraíso terrenal habitado por mujeres guerreras cubiertas de oro. Cuando los conquistadores españoles llegaron a la costa oeste de América del Norte en el siglo XVI, nombraron a las tierras California, en memoria de esa leyenda de un libro caballeresco tan popular en la época que incluso apareció en la biblioteca de Don Quijote. La verdadera California, sin embargo, no estaba poblada por amazonas con espadas doradas, sino por grupos indígenas indefensos ante las nuevas enfermedades infecciosas traídas por los recién llegados. Una nueva investigación ha proporcionado ahora cifras sobre el declive «catastrófico» de la población original: antes del establecimiento de las misiones españolas, la mitad de los nativos sobrevivían más allá de los 47 años. Después del asentamiento de los llamados «hombres de Dios», la mitad de los lugareños murieron antes de cumplir los 22 años.

El mapa actual de California revela su origen: San Francisco, San José, Santa Bárbara, San Luis Obispo. Después de más de dos siglos de pobre progreso, fray Junípero Serra fundó la primera misión española, el de san diego, en 1769. Los franciscanos se extendieron por todo el territorio con la tarea de convertir las comunidades locales de cazadores y recolectores en súbditos productivos del rey católico Carlos III. El nuevo estudio, realizado por el antropólogo estadounidense Brian Codding, analizó los registros de mortalidad de las propias misiones españolas, con datos de más de 23.000 personas y otras 10.000 muertes de la prehistoria. Los autores hablan de niveles de mortalidad similares a los de una «plaga» tras el asentamiento de los españoles a partir de 1769.

Los autores hablan de niveles de mortalidad similares a los de una «plaga» tras el asentamiento de los misioneros

El trabajo, publicado este lunes en la revista Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (PNAS), estima que la población local de 43.285 personas se redujo a 7.800 después de la llegada de los misioneros al actual centro de California. «El número de muertos tras el establecimiento de las misiones españolas fue probablemente mucho mayor, especialmente si se subestima la población en el momento del contacto y si las muertes no se registraron», dice Codding, de la Universidad de Utah, Salt Lake City. . Martha Ortega, historiadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (México), aplaude el nuevo estudio, «serio y muy bueno», en el que no participó.

Algunos historiadores españoles, como Salvador Bernabéu, han analizado en los últimos años el sistema de misiones en California. Los frailes, acompañados de algunos soldados, llegaron con perros, caballos, gallinas, ovejas, semillas y regalos para atraer a los nativos. Los predicadores les enseñaron oraciones cristianas, los bautizaron y los vistieron como los españoles: hombres con pantalones y camisas, o mujeres con vestidos. Bernabéu, director de la Escuela de Estudios Hispanoamericanos (CSIC), señaló en sus trabajos la «drástica caída» de la población indígena por enfermedades infecciosas, problema que se agravó cuando los indígenas se vieron obligados a vivir en salas misionales mal ventiladas. La viruela, el resfriado común, la gripe, el sarampión, la difteria, la malaria y las enfermedades venéreas asolaron a los nativos.

Los virus y microbios, sin embargo, no explican por sí solos la catástrofe vivida en torno a las misiones españolas, advierten los autores estadounidenses, apuntando a otros factores añadidos, como la expropiación de tierras, las hambrunas, la esclavitud y los desplazamientos forzados. . «Quizás el culpable fue el caos cultural que se extendió en América después del contacto con los europeos y que podría haber exacerbado radicalmente la vulnerabilidad de los pueblos indígenas», argumentan los investigadores en su estudio. Su análisis muestra que más mujeres (unas 13.000) que hombres (unas 10.000) murieron en las misiones californianas, un fenómeno aún inexplicable, según otro de los firmantes, la prehistórica. Terry Jones, de la Universidad Politécnica del Estado de California, San Luis Obispo.

“Había violencia en las misiones. Ha habido intentos de revuelta por parte de los nativos «, dice Jones, que se basa en un análisis de los restos óseos, con marcas de disparos y balas.» Y California no era un paraíso sin violencia antes de la llegada de los españoles. Relatos históricos describen enfrentamientos a pequeña escala con violencia entre grupos nativos, a menudo causados ​​por el uso no autorizado de los recursos de otro grupo o la invasión de sus territorios «, señala Jones.

Los historiadores han pensado durante décadas que, luego de la llegada de Cristóbal Colón a América en 1492, hubo una pandemia continental que acabó con la población indígena, con plagas que llegarían también a California antes que los propios españoles, pero estudios como el de Codding y Rather, Jones muestra un mosaico de epidemias regionales que han surgido a lo largo de los siglos y con distinta intensidad. La plaga en California llegó con los misioneros.

Puedes seguir a la MATERIA en Facebook, Gorjeo es Instagram, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.