Un incendio procedente de Navarra se extiende a Gipuzkoa y Francia y obliga a la evacuación de alrededor de 40 pueblos



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Los bomberos de la ciudad navarra de Bera están teniendo dificultades para controlar el incendio forestal declarado en la zona este sábado.
Los bomberos de la ciudad navarra de Bera están teniendo dificultades para controlar el incendio forestal declarado en la zona este sábado.Jesús Diges / EFE

El incendio forestal declarado esta mañana en la ciudad navarra de Bera avanza descontroladamente, debido al fuerte viento que se ha producido en la zona, y si al mediodía ya había cruzado la frontera con Francia por la tarde entraba en Gipuzkoa. Los servicios de emergencia tuvieron que desalojar alrededor de 40 aldeas y algunas casas en Lesaka, Endarlatza y Bera. Los bomberos están teniendo dificultades para controlar el fuego esta noche, entre otras cosas porque la aeronave no puede funcionar debido al fuerte viento. La presidenta de Navarra, María Chivite, está a cargo del equipo de emergencia y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado preocupación a través de las redes sociales por la escala que está tomando el incendio. La Unidad de Emergencias Militares (UME) ya llegó a la zona.

El diputado en el gobierno de Gipuzkoan, Eider Mendoza, que se encuentra en el puesto de mando móvil instalado por los bomberos regionales, aseguró que “el incendio ha quemado unas 100 hectáreas de bosque en Gipuzkoa. Por precaución, una veintena de caseríos del Bidasoa de Irún han sido desalojados y en este momento estamos siguiendo de cerca su evolución ”, explicó en un comunicado.

Los bomberos del gobierno de Navarra también tuvieron que desalojar algunas viviendas del municipio de Ibardin, así como varios pueblos, pastores y chozas. El incendio ha alcanzado tanto a Lesaka como a las ciudades francesas de Azkaine y Urruña. Hay dos focos activos en el País Vasco francés que afectan principalmente al entorno de Larrun. Por la tarde, 68 escaladores tuvieron que ser evacuados. No hay confirmación oficial del número de viviendas desalojadas en esa zona, pero, según Radio Euskadi, varios vecinos lo confirman a través de las redes sociales. Aunque la carretera N-121 estuvo cerrada durante la mañana por motivos de seguridad, fue reabierta unas horas después. También se cerró la N-1 en Irún hacia Navarra.

Trece vehículos del cuartel de bomberos de la Diputación Foral de Gipuzkoa y el remolque del puesto de mando se trasladaron al recinto, con una veintena de soldados intentando sofocar las llamas. Además, la dirección regional de Montes y Medio Natural movilizó cuatro guardabosques y cuatro puestos de control para un total de catorce personas, así como un técnico y dos camiones de bomberos.

El alcalde de Irún, José Antonio Santano, dijo en declaraciones a Radio Euskadi que cinco de los desalojados se encontraban temporalmente alojados en un hotel, mientras que el resto se alojaba con varios familiares.

En Navarra, los bomberos de la Xunta también están trabajando para intentar controlar el fuego que, impulsado por el fuerte viento, se propagó muy rápidamente. En la zona de Navarra se movilizan los bomberos de los parques de Cordovilla y Oronoz, los bomberos voluntarios de Bera y Lesaka, los bomberos forestales y el personal de la guardería medioambiental.

Las intensas ráfagas de viento impidieron el vuelo de los helicópteros del gobierno provincial, por lo que se solicitó al ministerio un avión de Foca de la base de Torrejón, que ya ha llegado a la zona, y un helicóptero pesado Kamov. El fuego afecta principalmente a suelos áridos, muy áridos por la escasez de precipitaciones, y en zonas algo de difícil acceso. Uno de los bomberos voluntarios del lugar comentó a Efe que en la zona de Bera el fuego está «bastante controlado», aunque todavía hace mucho viento en la zona.