Un incendio quema 400 hectáreas de bosques de pinos y castaños en Málaga



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Un miembro de Infoca trabaja para apagar el fuego en Jubrique (Málaga).
Un miembro de Infoca trabaja para apagar el fuego en Jubrique (Málaga).PLAN INFOCA / Prensa Europa

Un incendio forestal destruyó unas 400 hectáreas de pinos y castaños en el municipio de Jubrique (Málaga, 528 habitantes). El incendio, aún activo, mantiene una evolución favorable, según el Servicio de Incendios Forestales de Andalucía (INFOCA). La virulencia de las llamas obligó a evacuar a trece familias de dos viviendas dispersas y puso sobre la mesa la eventual evacuación del municipio. Cerca de 70 bomberos, 15 aviones y seis personal de tierra participan en las labores de extinción. Se ha cortado la carretera de acceso a la ciudad desde Estepona (MA-8301). El origen del incendio aún se desconoce.

Las llamas comenzaron después de la una de la madrugada en el valle del Genal, un área protegida de gran valor naturalista en el oeste de la provincia de Málaga, cerca de Estepona. Se movilizaron Guardia Civil, Bomberos, Infoca, Policía Local, Protección Civil y servicios sanitarios. Una veintena de personas de 13 familias, muchas de ellas con menores, fueron rápidamente desalojadas de las zonas dispersas de La Monarda y El Estercal. Algunos de los desalojados también tienen una casa en el casco urbano y pasaron la noche allí, mientras que otros fueron alojados en un hotel de la ciudad de Málaga.

El viento de levante complicó la situación con fuertes rachas. Tanto es así que las autoridades han estudiado el desalojo de todo el municipio. «Advertimos a los vecinos que estén preparados, esperando la evolución del incendio en caso de que sea necesario evacuar», dijo la Guardia Civil a través de los altavoces de un todoterreno que recorría, pasadas las tres y media de la mañana, las calles de la pequeña ciudad. “Fue un gran susto. Teníamos que tener todo listo en caso de que nos fuéramos, afortunadamente la situación era lo mejor ”, dicen Virginia y José Antonio, vecinos de Jubrique.

“El viento no ha parado desde anoche y eso ha complicado mucho las cosas”, explica Alberto Benítez, alcalde del municipio. De hecho, los recursos aéreos, principalmente cuatro helicópteros y dos anfibios, han tenido dificultades para operar, también debido a la existencia de niebla y nubes bajas. Desde el suelo, 73 bomberos, con el apoyo de cinco vehículos, están trabajando para apagar las llamas. La compleja orografía ha complicado aún más la tarea de la extinción. Según Infoca, es «muy adverso a los equipos de extinción que también luchan contra ráfagas de viento a 50 kilómetros por hora».

Los servicios de extinción han calculado que hasta el momento se han quemado 350 hectáreas de pinar, aunque el municipio ya se ha elevado a unas 400. Entre ellos se encuentran los castaños, uno de los principales valores de la comarca. Su fruto es el sustento económico de muchas familias y su entorno un atractivo para el turismo rural, especialmente durante el otoño. Las causas del incendio, que permanecen activas, aún se desconocen. Si existen indicios de delito en sus causas, se investigará con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.