Un pacto contra Illa y ERC



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Un pacto contra Illa y ERC

La capacidad de Junts para que Catalunya acose y condicione el centenario de ERC se hace patente siempre que la primera sensación de que los republicanos pueden socavar sus planes. El documento firmado entre soberanistas y separatistas -incluida la plataforma catalana por la Independencia, formada por exlíderes de la Asamblea Nacional Catalana e impulsora del veto del PSC- coloca a ERC en el campo de los opositores del «estado» sin márgenes para establecer alianzas con los socialistas y con En Comú Podem. Se firma el acuerdo: los firmantes acuerdan no pactar la formación de un gobierno con el PSC. El fichaje republicano de Sergi Sarriá y no del candidato, Pere Aragonès, da alas a Junts para no disolverse en su guerra electoral con Esquerra y despejar dudas sobre lo que finalmente harán los republicanos, liderados por Oriol Junqueras. Hasta el momento de las urnas, los dos equipos siguen siendo feroces oponentes, siendo la candidatura de Laura Borràs la que más sale a atacar en un intento de poner siempre a la defensiva a los republicanos. Los acuerdos de ERC con el PSOE en el Congreso para apoyar al gobierno de coalición son evidencia y no tienen posible discusión, independientemente de los beneficios que hayan aportado.

No hay contenido en el acuerdo de los firmantes, salvo el veto a apoyar a Salvador Illa para impedirle llegar a la presidencia de la Generalitat. En el discurso sobre la independencia, el candidato socialista, al igual que su partido, el PSC, y su organización hermana, el PSOE, «forman parte del 155», artículo de la Constitución con el que Cataluña interviene desde el Gobierno central con los socialistas tras el parlamento catalán declaró ilegalmente la independencia. Con o sin documento de veto, la probabilidad de que ERC, si no frente a Junts, de la presidencia a Laura Borràs ha estado siempre entre las hipótesis del PSC. El interés de los socialistas en el mejor resultado posible para los republicanos fue, y sigue siendo, casi mayor que el interés de Illa en el suyo.

Los movimientos de votación que supuestamente se producen por este «todos contra Illa» por escrito pueden, teóricamente, provocar algún movimiento. El candidato socialista profundizará su apelación a todo el voto constitucional, obviamente en Ciudadanos, pero también al de Unidos Podemos. Esta fuerza, liderada por Jéssica Albiach, aspira a ganarse el apoyo de los votantes de ERC que no quieren la repetición de un gobierno esencialmente independentista, también liderado por Junts. En el campo izquierdo las descalificaciones serán las que más duelan. En cuanto se firmó el trato, la candidata de la CUP Dolors Sabater acusó a En Comú Podem, hermano de Unidos Podemos: «Se han localizado los comunes para apoyar al régimen del 78», dijo. Todos son seleccionados, pero ERC es responsable de decidir el color del gobierno. Antes de que se vote, ya ha elegido. Independencia o reelección.