Una España angustiada cae en Bielorrusia



El periódico digital de Alicantur Noticias

Una Espana angustiada cae en Bielorrusia

Alexandria Bentley, una bielorrusa nacionalizada estadounidense de Indianápolis, cerró España con una canasta en el último segundo en su debut en el Eurobasket de Valencia (53-51). En un viaje de tensión a precipitación, el equipo firmó bajas tasas de tiros (14 de 48 de dos y 5 de 16 en triples) y se estrelló frente a una rival rocosa liderada por Maryia Papova (19 puntos y 13 rebotes). Angustiados, con los brazos cruzados e incapaces de reconocerse en su juego, los jugadores españoles, actuales campeones continentales, no han encontrado argumentos para salir del atolladero. El personaje de Silvia Domínguez, la lucha de Laura Gil y los toques de clase de Astou Ndour no fueron suficientes para compensar semejante error. Este viernes se miden a Suecia (21.00, Tdp) para intentar enderezar un camino que se había desvirtuado antes de marcharse, con la covid positiva que dejó fuera del campeonato a Alba Torrens y Tamara Abalde.

MÁS INFORMACIÓN

La presión y los desajustes del debut, la tensión acumulada en una semana de ensayos e incertidumbres, y la responsabilidad de ser los anfitriones, pesaron sobre una densa y difusa puesta en escena de España en La Fonteta. Ha sido tendencia toda la noche. Solo dos canastas en siete minutos y medio desde el inicio, y un débil 1 de 6 en los triples, hasta que llegó el bingo de ocho metros de Silvia Domínguez, que subió a un equipo todavía en tiro, por el bajo kilometraje de la Preparación. . Con doble timón en el plan inicial, primero con Laia Palau y Cristina Ouviña en el quinteto y, en la siguiente rotación, con Silvia Domínguez y Maite Cazorla en pista. Con Leo Rodríguez en el perímetro y la preseleccionada Astou Ndour, Laura Gil y Raquel Carrera compartiendo el juego interno. Pero, a pesar de las alternativas, nada funcionó en ataque y los españoles tuvieron que aferrarse a la defensa para mantenerse al día (14-9, 10m).

En ese tramo, Papova y Hasper comenzaron a abrirse paso hacia Bielorrusia, mientras que España se empañó frente al círculo rival (3 de 19 en tiros de campo; 8 de 33 en el descanso). Pero, con la ayuda de Silvia Domínguez, el empujón de Raquel Carrera y el papel episódico de Laura Quevedo, ayudando en la cuarta posición y anotando un triple, llegó el rearme progresivo de los anfitriones. Fue suficiente para mantener el pulso. Para entonces, el equipo de Nataliya Trafimava había doblado su fuerza para imponer sus músculos y Bentley aprovechó la batalla física para fomentar la ofensiva bielorrusa. Pero España contuvo el ataque, ganó el segundo cuarto y logró adelantarse al descanso (21-22, 20m). Astou Ndour, con 8 puntos y cinco rebotes en sus 11 minutos sobre el terreno de juego en la primera parte, fue el pilar del equipo de Mondelo. Un grupo que gestiona tanto el presente competitivo como la transformación en marcha, acelerada por el aislamiento forzado de Alba Torrens y Tamara Abalde cinco días antes de la salida.

Hasta que su covida positividad arruinó la etapa final de la preparación, el plan elaborado por Mondelo tuvo un atractivo muy mesurado entre el veterano y el relevo generacional. Con Laia Palau, Alba Torrens, Silvia Domínguez, Laura Gil y Astou Ndour como núcleo del equipo plurimedallista; con Cristina Ouviña, Queralt Casas y Leo Rodríguez como potente vínculo intermedio con la experta reenganche de Tamara Abalde; y con María Conde, Maite Cazorla y Raquel Carrera, de 24, 23 y 19 años respectivamente, como representantes del impulso juvenil. Pero, con las bajas de Torrens y Abalde, España perdió a su jugador franquicia (con 8 medallas en su récord) y cambió dos piezas de 31 años por otras dos sin entregar grandes torneos como Laura Quevedo y Paula Ginzo, de 25 y 23. años respectivamente. Ahora es necesario armar el rompecabezas.

Mientras la mezcla se enfría, España ha experimentado un comienzo tortuoso para el Eurobasket. Incapaz de dar rienda suelta a su alegre juego en medio del atolladero, sufriendo el dominio de rebote de Papova y Verameyenka, y procesando dudas y errores a medida que avanzaban, la selección nacional apretó los dientes para prolongar la pelea. Cada punto comenzó a tener un valor de gol en un marcador de dígitos hambrientos (35-35, m.31). Y la recta final se ha convertido en una película de terror para los anfitriones. Un miedo que Silvia Domínguez disipó por un momento con una carrera llena de valentía que acabó con un dos más uno ante el Bentley sobre el que España intentó construir su recuperación. Pero hubo varias fallas cerca del círculo y más puntos de Papova (44-38, m 34). Y Bielorrusia llegó con una ventaja mental al final. En un remate claustrofóbico, Cristina Ouviña, bandera de la resistencia española en el tramo final, empató el partido con dos tiros libres a falta de 9 segundos, pero Bielorrusia encontró a Bentley en el último partido y se llevó la victoria. España debe remar.

Bosnia sorprende a Bélgica

En el otro partido del grupo, Suecia, rival de España este viernes, superó con éxito a Eslovaquia (74-57) gracias a una sensacional racha de 25-6 que rompió el marcador en el tercer cuarto. El talento de las hermanas Eldebrink, Frida (17 puntos) y Elin (15), fue intransigente para la selección eslovaca, en la que solo luchó Jakubcova. Durante el resto de la jornada, Bosnia sorprendió a Bélgica, una de las favoritas (70-55); Francia superó a Croacia (105-63); y Serbia sobrevivió al empuje en la prórroga de Italia (86-81) al amparo de 27 puntos de Sonja Vasic. Como figura histórica de la jornada, la capitana española, Laia Palau, se convirtió en la jugadora con más partidos disputados en la historia del campeonato (69), superando a la soviética Uliana Semenova, que, además, igualó en el récord de apariciones en el EuroBasket (10).

Puedes seguir a Alicantur DEPORTES en FacebookGorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.