Urkullu se suma a los barones del PP que piden a Sánchez armas legales contra el coronavirus



El periódico digital de Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Es como dar vueltas en círculos. El fin del estado de alarma, anunciado por el Gobierno para el 9 de abril, ha vuelto a colocar a las comunidades autónomas en la misma situación en la que se encontraban el verano pasado, cuando amainó el primer estado de alarma. La ley no permite que las regiones tomen decisiones restrictivas como las patrocinadas por la alarma, pero ni el ejecutivo ha planeado una alternativa lo que les permite contener la pandemia con suficientes garantías legales. En este escenario, como era de esperar, se repetirá lo ocurrido hace meses: las autonomías intentarán seguir una hoja de ruta que en unos casos será modificada por decisiones judiciales y, en otros, según el criterio de los magistrados de cada territorio, puede que no. .

Por eso no es de extrañar que los presidentes regionales se hayan ido volviendo poco a poco contra la intención de Pedro Sánchez de acabar con el estado de alarma en este punto de la pandemia donde la incidencia sigue siendo sustancial. El último en hacerlo fue Iñigo Urkullu del País Vasco. El líder del PNV pide al Ejecutivo otros dos meses de alarma para controlar mejor el coronavirus en mayo y junio, período que ha calificado de «centro neurálgico».

No fue el único. Sin ir mas lejos Alberto Núñez Feijóo, el presidente gallego, consideró «razonable» la petición de Urkullu porque, como ha dicho, no es posible pasar «de 100 a 0 en un segundo». En este sentido, Feijóo indicó que Galicia podría funcionar cuando disminuya el estado de alarma con su ley de salud, pero no miraría con malos ojos para mantener el estado de alerta por tener un paraguas legal a la hora de tomar decisiones.

Uno de los primeros en denunciar la inminente situación de inseguridad jurídica fue el presidente andaluz Juanma Moreno. En línea con la línea mantenida por el PP, Moreno advirtió hace casi un mes que una vez que cesara el estado de alarma, las autonomías quedarían «desnudas». Murcia ha hecho lo mismo y el presidente regional, López Miras, cree que es temerario dar la alarma y también ha pedido un plan B en La Moncloa para no repetir los errores del pasado.

Desafío

Hay otras comunidades que ya han avanzado en sus estrategias. Cataluña anunció ayer que está elaborando un decreto que le permite adecuar su ley autonómica de salud a este escenario. Según TV3 y El Periódico, la Generalitat quiere su apoyo legal cuando los jueces evalúen sus duras medidas contra la pandemia, como el encarcelamiento o el mantenimiento del toque de queda.

Sin decreto, pero Castilla y León ya ha advertido que pretende mantener las medidas restrictivas actualmente vigentes aunque ceda el estado de alarma. En la región hay un precedente, ya que los jueces anularon el toque de queda promovido por el ejecutivo castellano-leonés en octubre, cuando aún no estaba vigente el segundo estado de alarma. La consejera de Sanidad, Verónica Casado, incluso anticipó el panorama de inseguridad jurídica que se avecinaba, lamentando que no exista una ley que proteja las medidas restrictivas: «Es una pena».

Y en una de las comunidades socialistas, La Rioja, ya se ha producido el primer revés judicial, situación que podría repetirse en varias ocasiones y con otras y más duras medidas a partir del 9 de mayo. El Consejo de Gobierno de esa autonomía, liderado por Concha Andreu, ha decidido fijar el límite de capacidad de las empresas en un 33% en los puntos de la comunidad particularmente afectados por Covid. Sin embargo, la federación de comerciantes impugnó esta medida y la decisión del gobierno regional fue suspendida por el Tribunal Superior de Justicia de La Rioja como medida cautelar.

Míralos
Comentarios

.