Vacunación y COVID-19: verdades, mentiras, dudas y disparates



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

Madrid

Actualizado:

Bueno, absolutamente, tienes que aplaudir. Pero también debemos empatizar con quienes, desde un mundo ajeno a la ciencia, necesitan (y con razón) aspectos importantes que aclarar antes de dar el paso decisivo y ofrecer su brazo desnudo a la revolución biotecnológica.

Recopilaremos las aclaraciones en cuatro categorías conceptuales:

una verdad

1.- La pandemia ha puesto en peligro los dos grandes tesoros de todos los países: su población y su economía. Independientemente de ideologías, partidos políticos, ubicación geográfica, trayectoria histórica o estrategias geopolíticas, la investigación de vacunas es el interés común de absolutamente todos los estados.

2.- Para un país, dar prioridad a la lucha contra el SARS-CoV-2 de nada sirve si el resto del planeta no hace lo mismo. En un mundo global, usted no está a salvo de una pandemia en el lugar donde viva.

3.- Las vacunas salvan vidas. Según la prestigiosa viróloga Marie-Paule Kieny, nada ha contribuido más al aumento de la tasa de supervivencia de la humanidad que la purificación de agua y las vacunaciones masivas.

4- Es la primera vez en su historia que la Ciencia se une a la causa común de encontrar una solución generalizada que nos proteja del COVID-19. Eso significa dinero, prioridad en la investigación científica y las mejores mentes especializadas trabajando allí (afortunadamente, y a diferencia de la política, la ciencia es la cabeza mejor equipada; fue un proceso de pura selección natural).

5.- La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) es una de las organizaciones más rigurosas, conservadoras y serias del planeta. Su profesionalismo al permitir la comercialización y uso de nuevas vacunas es nuestra mejor garantía de seguridad.

6.- En la actualidad no se conoce una terapia eficaz contra COVID-19.

b) Mentiras

1.- Las vacunas alteran nuestro ADN porque están hechas de ARN, que es material genético.

Incierto.

Las vacunas de última generación (como las de Pfizer y Moderna) se basan en la introducción en las células de modelos para la síntesis de anticuerpos frente al virus en forma de moléculas de ARN mensajero (ARNm). Ciertamente. Pero esto se hace en el citoplasma celular, que es donde se encuentran los ribosomas (las fábricas de anticuerpos). Nuestro ADN está encerrado en el núcleo celular, donde ni siquiera huele los ARNm que han entrado en el citoplasma de nuestros linfocitos (en cualquier caso, aunque los huela, no pasaría nada porque el proceso de expresión génica actúa de forma unidireccional del ADN a los ribosomas, nunca al revés).

2.- No hubo tiempo suficiente para hacer una vacuna segura.

Incierto.

Como recuerda el presidente de la Asociación Española de Vacunación, Amós García Rojas, los pasos registrados en el proceso de generación de las nuevas vacunas (estrictamente conformes) no se saltaron, sino que se superpusieron. Esto, sumado al hecho de que se jugaron en diferentes momentos en diferentes países, hizo posible ganar meses. Por lo tanto, el monitoreo a gran escala de la toxicidad, inmunogenicidad y SAA (eventos adversos graves), que se requieren para obtener la aprobación de la EMA, se ha realizado bien.

c) Dudas

1.- ¿Cuando nos vacunemos, estaremos protegidos para siempre del virus?

Respuesta: No lo sabemos.

La etapa que realmente falta en todos nuestros procesos innovadores de generación de vacunas es la etapa IV. Aquí es donde entran en juego los datos de inmunidad a largo plazo. Como afirma Bruno Pitard, director del CNRS, los resultados preliminares sugieren que «los individuos vacunados están bien protegidos una semana después» de la segunda dosis contra el virus, pero «no sabemos qué pasará después».

2.-¿Cuántas dosis de la vacuna serán necesarias?

Respuesta: ni siquiera lo sabemos.

Sabremos cuando el desarrollo de la fase IV recogerá la información necesaria a lo largo del tiempo. Desde el principio, al no ser una vacuna tradicional (ver artículo Vacunas Covid-19: una comparación comprensible, necesitaremos dosis de refuerzo desde el principio.

3.- Si me vacuno, ¿podré olvidar para siempre las incómodas medidas de protección?

Respuesta: no

Recuerde que las vacunas Pfizer y Moderna tienen una eficacia muy buena (superior al 90%) pero no total, es decir, no se garantiza que el 100% de las personas vacunadas estén libres de la enfermedad si entran en contacto con el virus. Eso sí, vacunados iremos mucho más relajados porque, en caso de contacto accidental, las posibilidades de que la proliferación viral prospere dentro de nosotros serán muy pequeñas. Como resultado, las posibilidades de enfermarse y ser portadores asintomáticos del virus serán mínimas.

4.- ¿Pueden las vacunas generar reacciones alérgicas peligrosas?

Respuesta: No depende de la vacuna en sí, sino de las características del sistema inmunológico de la persona que la recibe..

por lo tanto, la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC) las contraindicó para personas que hayan tenido una reacción grave a algún alimento o fármaco y recordó que estas vacunas tienen, en principio, las mismas contraindicaciones que otras vacunas. En otras palabras, si tiene problemas de alergia, deberá tener tanto cuidado con estas vacunas como con cualquier otro fármaco / alimento / proteína nuevo con capacidades antigénicas que irriten su delicado sistema inmunológico.

d) Tonterías

1.- El SARS-CoV-2 es «la gran mentira de los gobiernos». La vacunación es parte de una gran conspiración para presentarnos los microchips y mantenernos bajo control de por vida

Respuesta: ¡¡¡Aghhhh !!!

Tantos siglos de avance del conocimiento científico para esto … Por favor escuche a los especialistas y deje que el Miguelesbosé y demás bailen cuando todo esto suceda ..

Artículo publicado en La conversación

A. Victoria de Andrés Fernández. Profesor Asociado del Departamento de Biología Animal de la Universidad de Málaga

Míralos
Comentarios

.