Varapalo della Suprema a la política de nominaciones del CGPJ de Lesmes: anula el nombramiento de dos jueces militares del Tribunal Superior



Las mejores noticias en Alicantur Noticias

Actualizado

Revoca los nombramientos de Fernando Marn Castn y Ricardo Cuesta del Castillo porque el CGPJ evitó recabar tres informes obligatorios

Carlos Lesmes habla con Dolores Delgado durante una toma de posesión en la Corte Suprema.
Carlos Lesmes habla con Dolores Delgado durante una toma de posesión en la Corte Suprema.Luca piergiovanniEFE

Varapalo de la Corte Suprema a la política de nombramiento del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que presidióy Carlos Lesmes. La Sección Sexta de la Sala de lo Contencioso Administrativo dictó este martes dos sentencias con las que anuló los nombramientos de los magistrados de la Sección Quinta de la Corte Suprema. Fernando Marn Castn Y Ricardo Cuesta del Castillo porque se entiende que el órgano de gobierno de los jueces ha violado el procedimiento para el ejercicio de dichos cargos al omitir el proceso de recolección de tres informes obligatorios previsto en la base quinta de la convocatoria.

La Sección Tercera ordena que se lleve el proceso al momento en que debieron solicitarse los referidos informes obligatorios para que puedan ser recabados inmediatamente después de la notificación de las sanciones. Además, otorga un plazo de un mes al CGPJ para formular la propuesta de provisión de las dos vacantes.

En relación a los informes obligatorios, la parte suprema del artículo quinto de la base de la convocatoria que estipulaba que los informes serían recolectados por la Cámara de Gobierno del Tribunal Militar Central y por el Presidente de la Sala Quinta del Tribunal Supremo. y el Ministerio de Defensa. Cabe añadir que también podrán obtenerse en las universidades, centros de formación, administraciones y organismos donde el solicitante del puesto declare haber prestado servicios o realizado actividades, así como de los colegios profesionales correspondientes.

La Sala indica que una vez que su requerimiento ha sido incluido en las bases obligatorias, el órgano de decisión no puede prescindir de ese elemento del trámite un mes y medio después, ya que «cualquiera que sea la razón por la que los informes no son solicitudes, no puede ser admitido que en tan poco tiempo habían pasado de útiles a prescindibles hasta que ni siquiera fueron solicitados ”.

En definitiva, los magistrados rechazan que se pueda admitir que el Pleno del Consejo entendió que, si bien se aprueba la necesidad de informes obligatorios -de lo contrario habría sido que se hubieran configurado como opcionales- el 28 de octubre habría cubierto la plaza. sin cobrarlos, frente a lo que prevé la quinta base, por considerarla inútil, el 28 de noviembre. «Esos informes pueden no haber modificado la decisión, pero si el Consejo accedió a solicitarlos es porque entendió que su contenido podría ayudar a dar forma a la decisión a tomar, independientemente de que fuera diferente a la adoptada en violación de la procedimiento. previsto en las bases «, subraya el juez.

La Sala estimó la apelación de un candidato a los cargos convocados que se incluyó en una de las dos propuestas para cubrir los cargos que se plantearon en el Pleno. En concreto, en el que se eligió al juez Ricardo Cuesta.

Críticas al Concilio

La sentencia, presentación del magistrado Eduardo Espn, se refiere a la propuesta de dos candidatos para cada uno de los cargos que antecedieron al nombramiento, y señala que el acuerdo de la Comisión Permanente de 21 de noviembre de 2019 justificó la propuesta de dos candidatos, considerándola «apta» para el puesto cuatro candidatos; «con un potencial muy similar».

La sentencia concluye que «lo que no pudieron hacer fue simplemente renunciar a los requisitos legales y hacer un compromiso amistoso con ambos cargos, dos candidatos para cada uno de ellos, una decisión que abre la puerta a todo tipo de posibles especulaciones sobre la selección de cada uno». . de parejas, exactamente lo contrario a la voluntad del legislador de objetivar los criterios que deben orientar estos nombramientos, fuera del núcleo de amplia discrecionalidad que conllevan respecto a la decisión del Pleno sobre el candidato a ser promovido en el análisis final por la plaza ”. .

La sentencia aclara que la nulidad de tales actos «por razones estrictamente procesales y responsabilidad exclusiva del órgano de decisión» no debe perjudicar los intereses legítimos de los solicitantes de ser promovidos a puestos vacantes en la Sección Quinta del Tribunal de Casación para que su solicitud sea procesada y resuelta de conformidad con la ley.

Para la Sala, el respeto a la posición jurídica de quienes en ese momento firmaron una citación respecto de todas las necesidades personales y profesionales significa que el proceso debe remontarse al momento en que la Comisión Permanente decidió los solicitantes que planteó en el Pleno para decidir quien se asciende al puesto vacante sin haber solicitado previamente los referidos informes obligatorios, para que se remedie esta irregularidad.

Asimismo, agrega que lo dicho sobre la propuesta de la Comisión Permanente requiere que dicha propuesta sea de al menos tres candidatos; una preselección, salvo que el concurso para la contratación extraordinaria contemplado en base a una propuesta con varios candidatos esté debidamente motivado.

La ejecución de la sentencia

Por otro lado, la Sala advierte que es una cuestiónLo que sólo puede establecerse claramente en las circunstancias actuales es la situación del Consejo General del Poder Judicial, tanto del Pleno como, por supuesto, de su Comisión Permanente, ya que la convocatoria del polémico cargo y su disposición se produjo en prórroga de su mandato, por lo tanto, su prolongada renovación podría tener lugar en cualquier momento.

En sus sentencias afirma que, sin embargo, la renovación, si se produce, es ajena a la ejecución de tales sentencias, lo que afecta al propio cuerpo constitucional, no a una composición específica del mismo. Esta sentencia deberá ser ejecutada en sus términos por el Consejo General del Poder Judicial con esta u otra composición personal. Lo mismo ocurre en el caso de que el legislador haya modificado la capacidad del Consejo General del Poder Judicial para hacer nombramientos. Antes su renovación. o incluso que modificaría la configuración de sus órganos internos, aunque es poco probable que todo esto suceda en el corto plazo en el que debe cumplirse esta sentencia ”, concluye la Sala. Por tanto, la Corte Suprema otorga un plazo de un mes al CGPJ para formular la propuesta de provisión de las dos vacantes.

.