Vecinos haitianos salen a la calle hartos de secuestros indiscriminados



La actualidad en Alicantur Noticias

los secuestrar a un anciano en Delmas 19, una zona humilde de Puerto Príncipe, engendró este martes en manifestación espontánea vecinos de la víctima que terminó en la dispersión de algunos 150 personas por parte de la policía haitiana con gas lacrimógeno, según EFE.

La víctima del secuestro es Vienne Dwane, de 74 años, un empresario considerado padre por la gente de la zona. Según los testimonios, se lo llevaron personas vestidas uniformes de policia, desatando la indignación de la comunidad, que no dudó en salir a la calle tras el secuestro, ocurrido en la tarde del lunes.

Decenas de personas gritaron «abajo con el secuestro» y «si no liberan a Doyen, nos incendiaremos», mientras otros manifestantes sostenían la quema de neumáticos habitual en todas las protestas bajo la mirada de una patrulla policial que, inicialmente, se limitó a observar el lugar.

Las barricadas en llamas iban adquiriendo un tamaño considerable con la llegada constante de más material para ser quemado, generando un humo tremendo, negro y espeso, que dificultaba la visión.

Una hora, quizás más, tardaron nuevos policías en llegar al lugar, donde además de la quema de los neumáticos, el ambiente era tranquilo, pero la cortina de humo impedía vislumbrar que se preparaban para despegar. gases lacrimógenos.

La movilización se disolvió instantáneamente, los presentes corrieron a la calle y, una vez alejados del aire tóxico, ya tóxico para la combustión del caucho, procedieron a lanzar piedras contra la policía, también ansiosa por quitar las barricadas en llamas de la calle.

Ante el abrupto final de la protesta, algunos de los presentes aprovecharon las circunstancias y la presencia de la prensa para atacar al gobierno de Jovenel Moise, mezclando el problema de los secuestros, que se han multiplicado en el último año, con la crisis política que atraviesa. El país está viviendo, exacerbado tras el supuesto intento de golpe denunciado el 7 de febrero por el presidente.

“El gobierno del país está instaurando una dictadura. Los jóvenes decimos que no podemos vivir así. Tenemos un vecino de la zona de Delmas 19 que ha sido secuestrado, decimos que no podemos más”, dijo a Efe un niño llamado Etienne Lifette.

Otro secuestro fue anunciado en la tarde a través de un comunicado del Colegio de Abogados de Puerto Príncipe, que expresó su malestar por secuestro por Me Nasha Saint-Fleur, miembro de la entidad, en un «acto de bandidaje» perpetrado esta mañana en el distrito de Babiole, Port-au-Prince.

El ayuntamiento, según la nota, denuncia el aumento del fenómeno de los secuestros, que también afecta a una población que anteriormente no era objeto de secuestros, y pide a las autoridades policiales que realicen los operativos oportunos para liberar a Saint-Fleur de sus captores.

Pandillas, llamadas pandillas, han llevado a cabo secuestros en negocio rentable que no discrimina a las víctimas potenciales por motivos de edad, sexo o condición social y que ha provocado un considerable malestar social en Haití, ya marcado por tensiones políticas.

Las autoridades no brindan datos oficiales sobre el número de secuestros y, sin embargo, en muchas ocasiones los familiares de las víctimas no denuncian por temor a represalias, dadas las amenazas de los secuestradores cuando acuden a las autoridades o la prensa.

Te puede interesar

EFE ha consultado con la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH) y, aunque no tiene datos sobre el número de secuestrados, estima que existen más de cinco secuestros al día, según la directora de la organización, Mary Rosy Auguste Ducéna, con base en la información disponible.

También señaló que, aunque ocurren casos en todo el país, las comunidades de Port-au-Prince, Delmas y Petionville son las más peligrosas en este sentido.

.