Venezuela: sobrevive con menos de un euro al mes



Comparte esta noticia de Alicantur Noticias

«A pesar de bloquear criminal contra Venezuela, celebramos el Día Mundial de la Alimentación promoviendo la producción nacional y asegurando la nutrición de nuestra gente ”, dijo. Nicolás Maduro el pasado 16 de octubre y destacó todos los «esfuerzo«lo cual se hace a través de las cajas entregadas por los comités locales de abastecimiento y producción». ¡Los enemigos de la Patria no pudieron, ni podrán hacerlo con Venezuela! «, dijo el presidente en su cuenta de Facebook.

A medida que pasaban los días, los comentarios empezaron a llover sobre él. «¿A dónde irán esas cajas porque No tengo nada en casa y la caja tarda un mes en llegar y no lleva lo que aparece en la foto ”, escribió Adrianita Pirez. Pesado, saludos, pero te hago una pregunta, ¿Qué comprarías con 300.000 bolívares al mes, menos de un euro?? «Quería conocer a Arley Rivas.

La respuesta está en las calles, donde la pobreza y la desnutrición aumentan. La inflación de los precios de los alimentos durante la cuarentena de covid alcanzó el 671,8%. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dijo que el aumento de desnutrición en América del Sur está «impulsado principalmente por la situación de Venezuela», donde pasó de un déficit de 2,5 puntos entre 2010-2012 a 31,4 puntos en el período 2017-2019.

El último Encuesta de condiciones de vida (Encovi) elaborado por la Universidad Católica Andrés Bello muestra que la 96,3% de familias Estoy en una situación de pobreza. Doce millones de personas, un tercio de las cuales están jubiladas, ganan un salario mínimo de 400.000 bolívares, que en este momento equivale a menos de un dólar. La moneda norteamericana es el regulador del mercado negro donde con el equivalente a algo menos que un pago mensual puedes comprar un paquete de arroz o un kilo de harina para preparar las arepas imprescindibles.

Para mitigar las precarias condiciones, que el Palacio de Miraflores casi exclusivamente atribuye a Sanciones norteamericanas, algunos 10 millones de venezolanos También reciben el vale de comida tan elogiado por el presidente que se acerca a los cinco dólares. El Observatorio Venezolano de Salud, el Colegio de Nutricionistas-Dietistas, la Sociedad de Puericultura y Pediatría y la Fundación Bengoa para la Alimentación, entre otras entidades, sin embargo, recordaron que Venezuela se incluyó junto con Etiopía, Sudán, Nigeria, Siria y Haití entre los países con la peor crisis alimentaria del planeta.

En su trabajo conjunto señalan que las casillas que la población compra al estado incluyen sobre todo carbohidratos y grasas, «ultra elaborado y, a menudo, incompatible con el modelo dietético local o con las normas internacionales para la protección de lactantes y niños pequeños». Es esta asimetría la que le lleva a decirle a Marianela Herrera, del Observatorio Venezolano de la Salud, que una gran parte de la sociedad «no se alimenta sino mitigar el apetito«.

El colapso que no se detiene

Entre 2014 y 2019, el PIB se contrajo un 65%. El colapso tuvo un efecto de expulsión social: cerca de cinco millones de personas abandonaron el país. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe ha calculado que este año bajará otro 18%, también por la pandemia. Él el hambre y la desnutrición son parte del contexto permanente de un conflicto politico entre Madurismo y la oposición que parece no encontrar escapatoria a la vista.

La consultora Ecoanalítica estima que desde que se reportó el primer caso positivo de covid-19 en marzo, los precios de los alimentos han subido un 671,8%. Los venezolanos tienen que recurrir a la astucia, la tenacidad y la anarquía a diario para adquirirlos. Una primera línea de demarcación de la sociedad es la que separa al destinatario remesas de sus familiares en el exterior (35% de las familias) y los que tienen que arreglárselas sin dólares. La inflación, sin embargo, no distingue entre consumidores. UN kilogramo de café hace un mes costaba 1,2 millones de bolívares soberanos. El precio se ha duplicado. Lo mismo sucedió con el aceite de soja, huevo o leche en polvo.

Carlos Albornoz, presidente del Instituto Venezolano de Leche y Carne aseguró que el consumo anual de carne se ha reducido a tres kilogramos, que sitúa a ese país por debajo de Etiopía y Uganda. «Nunca lo imaginé. Es como un meteorito Habría destruido las industrias, el rebaño, los comercios «.

.