Yolanda Díaz hace un trato con Sánchez para mimar a la coalición de investidura y reiniciar la legislatura



La actualidad en Alicantur Noticias

La vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, este lunes en el Ministerio de Trabajo.
La vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, con el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, este lunes en el Ministerio de Trabajo.Juan Carlos Hidalgo / EFE

La vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, se encomendó oficialmente a una serie de tareas en su nuevo cargo este lunes, tras haber acordado esas funciones con el presidente Pedro Sánchez: «Ahora volvamos a empezar la legislatura». Y también «mimar» a los miembros del legislador. Con este objetivo, confirmó que intensificará los contactos y el diálogo con otras formaciones políticas y con los presidentes regionales para relanzar la agenda de gobierno sobre reformas y temas que afectan a la sociedad luego de la pandemia de COVID. Todo ello con la intención de evitar «el odio y el ruido» y «agotar al legislador». Todas estas intenciones se ratificaron tras la celebración de una reunión sobre asuntos de Estado y Cataluña con el portavoz del Congreso de ERC, Gabriel Rufián.

Díaz y Rufián intercambiaron una avalancha de elogios y consideraciones afectivas, política y personalmente. Y tras el nombramiento, que la vicepresidenta enmarcó en su ronda de reuniones con el presidente de Galicia, el popular Alberto Núñez Feijóo o los dirigentes del PNV, Díaz quiso subrayar las grandes líneas de lo que pretende ser su mandato, diferenciado de otros también dentro del liderazgo de United We Can en el gobierno y el partido. En este sentido, remarcó que la vida le ha enseñado la importancia clave de las relaciones personales para favorecer el diálogo y tras las últimas semanas de tensión y los resultados del 4-M de Madrid confirmó: «Hay vientos de cambio».

«La legislatura empieza ahora»

Yolanda Díaz fijó unas metas en su trabajo para coordinar su grupo en el gobierno luego de confesar haber hablado con Sánchez: «Tenemos que mimar y cuidar a esta singular coalición progresista con la convicción de que la legislatura empieza ahora».

Rufián elogió la figura y el estilo de Díaz y consideró que ahora, tras 222 días de gobierno catalán y tras 85 elecciones, es el momento de «normalizar» la relación entre los dos mandatarios, el central y el autonómico, que se encuentra en estos días en el corazón de la discusión entre ERC y JuntsxCat. El vicepresidente no ignoró la complejidad del desafío propuesto por Rufián y dijo: «Trabajaremos para normalizar nuestras relaciones con Cataluña porque no hay herramienta más eficaz en la vida pública que el diálogo». Rufián confirmó, tras el encuentro, que había compartido con el nuevo tercer vicepresidente no solo el diagnóstico de la situación, sino también las «soluciones», y luego indicó que se refería a la situación de los políticos independentistas que ahora se encuentran presos. después de su sentencia por su participación en el proceso separatista.

Rufián, plenamente consciente del momento complejo que atraviesa Cataluña para la formación del nuevo gobierno, defendió la necesidad de mantener este tipo de contacto: «Debes intentar dialogar y negociar con tus oponentes». Y desarrolló ese argumento ante las críticas que anticipó que podrían llegarle desde el medio de Junts, como ha sucedido: «Como demócratas tenemos que hablar de ello desde diferentes opiniones pero espero que con un diagnóstico similar si queremos el anti -Los discursos políticos y tóxicos y dañinos ganan para la sociedad ”.

Respecto al conflicto catalán, el vicepresidente sólo ha destacado que este tipo de disputas se resuelven sólo «de mutuo entendimiento, de la postura, del tejido y del diálogo». Pero también sumó su criterio de que siempre con «Cataluña en España». Y volvió a insistir en su receta para «dialogar, forjar alianzas y lograr» todo porque entiende que «lo contrario es antipolítica, ruido y no tener proyecto de país».